“Barbarians”, la mayor traición de la historia en Netflix

 

Barbarians” de Netflix es una de aquellas series que gustan, pero que te dejan con la sensación de que podrían haber supuesto mucho más si se hubieran planteado prácticamente de forma opuesta. Seguramente, si el guion y casting hubieran ido en otra dirección, ahora mismo estaríamos hablando de una de las series más épicas nunca creadas del universo romano, con vestuarios y escenificación rozando la perfección del género, sumándole el uso de los idiomas originales contemporáneos a la historia que nos narra.

 

 

Desarrollada por los alemanes Arne Nolting, Jan Martin Scharf y Andreas Heckmann, la serie se basa en los prolegómenos y batalla del bosque de Teutoburgo entre el ejército romano y las tribus germánicas en el año 9 d.C., desde la perspectiva de tres amigos de la infancia. El detonante de esta situación lo encontramos en el liderazgo del gobernador Varus (Gaetano Aronica), que exige terribles impuestos a las tribus germánicas, que no pueden hacer frente a estas peticiones, pero tampoco revelarse al existir total escisión entre ellas.

Barbarians“, que nos intenta relatar a su manera la mayor traición de la historia perpetrada por Varus (germano secuestrado y reeducado por los romanos), se pierde en su hilo argumental con simplicidades sentimentaloides para el gran público, aunque su formato a momentos acaba recordando a “Vikings”, y no se hace difícil de soportar. La profundidad de los personajes es otro de sus defectos, mostrándonos los típicos roles que una y otra vez han sido explotados en las producciones de este tipo, y  que con el paso del tiempo se hacen insufribles.