Connect with us

Magazine

“Box. Hay algo dentro de la caja” de Satori Ediciones

“Las puertas de este edificio solamente se abren dos veces: cuando entran los invitados y cuando salen”.

 

A finales de 2020 Satori Ediciones publica “Box. Hay algo dentro de la caja” (Hako no naka ni nani ka iru) del hasta ahora inédito por estos lares Daijirô Morohoshi, con traducción del gurú Marc Bernabé. El manga apareció originalmente en la revista Monthly Morning Two de Kodansha entre 2015 y 2016, y ahora nos llega editado en tres volúmenes de unas 180 páginas encuadernados en rústica con sobrecubiertas a todo color en las que predomina un elegante tono plateado.

 

 

Kôji recibe en su domicilio una caja de Hakone. Una de esas cajas hechas por artesanos que para abrirlas hay que realizar una combinación exacta de movimientos. En el mismo momento que consigue abrirla una serie de hechos extraños se suceden. Guiado por una premonición, Kôji llega a un parque donde encuentra a otras personas que también han recibido algún tipo de rompecabezas. Solo una chica, Kyôko, dice encontrarse allí como observadora. Delante de ellos se erige un raro edificio de forma cúbica sin una entrada aparente. La curiosidad hace que consigan encontrar una apertura e introducirse. Una vez dentro, la entrada se cierra y no hay forma de salir. Ante ellos aparece una niña pequeña que hace las funciones de anfitriona y les anuncia que para poder salir del cubo tendrán que resolver todos los acertijos que se les plantee.

 

Morohoshi es un autor polifacético especializado en ciencia-ficción, misterio y terror. Sus influencias más importantes son la oscura obra de Kazuo Umezu (Umezz en occidente) y la variedad de  criaturas fantásticas que llenan el folklore japonés y que (re)popularizó Shigeru Mizuki a lo largo de toda su vida productiva. Bajo la protección del maestro Osamu Tezuka, padre del manga moderno, fue reclutado para llenar con sus historias las páginas de la revista COM, competencia directa de la mítica Garo. Morohoshi fue desarrollando su propio estilo creando escenas efectivas llenas de sombras y con un acercamiento muy próximo al feísmo que nos rodea. La falta de excelencia en el trazo queda sobradamente compensada por la habilidad narrativa y la capacidad de crear misterio y suspense que atrapan al lector desde la primera página.

 

 

En “Box. Hay algo dentro de la caja”, el autor se deja influenciar por obras tan conocidas como “Los Mitos de Cthulhu” o el film de Vicenzo Natali “The Cube”. Queda claro desde el principio de la obra que la caja está regida por una entidad que inflige su propia voluntad a sus visitantes. Esta situación tan lovecraftiana desemboca en una serie de normas inquebrantables para los inquilinos que se encuentran dentro del cubo, y son:

1- Al resolver los puzles recibidos, se van abriendo compuertas que conducen a la salida.

2- No obstante, cuando uno resuelve un rompecabezas, sufre una pérdida: puede ser una parte del cuerpo, alguien de la familia o algo relacionado.

3- Si uno finge no haber resuelto su puzle, la caja monta en cólera.

4- Hay que ceder algo que uno considere innecesario al “ente” que mora en la parte más profunda.

 

 

Morohoshi nos irá conduciendo por salas llenas de trampas que los personajes deberán saber evitar, desactivar y superar. Los actores tendrán que aprender a colaborar entre ellos y dejar sus diferencias, miedos y ambiciones de lado si quieren salir con vida del extraño edificio. Kôji, el protagonista principal, actuará como líder de la expedición gracias a su iniciativa y valentía a la hora de enfrentarse a las diferentes situaciones. Megumi es un chico que quiere dejar de serlo debido a su condición transgénero. Yamauchi vive atormentado por su homosexualidad. Kôda es el egoísta del equipo, un arquitecto perseguido por la justicia debido a sus triquiñuelas con la legalidad vigente. Jingû es una chica con sensibilidad extrasensorial. Los Tani son un matrimonio de la tercera edad víctima del olvido generacional y de la rabiosa especulación inmobiliaria. Finalmente, Kyôko, un personaje rescatado de otras obras anteriores del autor, aparece en escena movida por intereses propios. Como podemos ver, cada uno de los personajes tiene sus propias motivaciones y un carácter bien diferenciado del resto y el autor se servirá de todos estos elementos para crear situaciones límite y tensiones entre ellos de la más variada índole.

Otro elemento que se introduce en la narrativa es la figura del anfitrión, representado en una niña de aspecto diabólico. Este personaje, que irá apareciendo en los momentos en los cuales los personajes se vean atrapados en alguna sala sin salida para darles alguna pista, o incluso para dificultar su avance si estos van demasiado rápido, parece que está fuertemente inspirado en la Reina Roja, la niña holográfica, de “Resident Evil”. La saga de videojuegos llevada a la gran pantalla también influye en las horribles criaturas que perseguirán a los protagonistas que quieren escapar de la caja. Monstruos deformes con ansia asesina fáciles de evitar debido a sus movimientos lentos, pero sumamente peligrosos cuando se acumulan en los estrechos pasillos que forman la estructura de la caja.

 

 

Acabando con los elementos inspiradores a los cuales el autor ha echado mano para la realización de esta historia encontramos una profunda presencia de las “mayoiga”, una casa encantada típica de las creencias populares japonesas que queda recogida en las “Leyendas de Tôno” de Kunio Yanagita y que la Editorial Quaterni editó ya hará unos años. Las ilusiones ópticas y perspectivas imposibles de los grabados de M. C. Escher también tienen su espacio en la obra que tenemos entre manos.

“Box. Hay algo en la caja” es una amalgama de todas las influencias que acabo de mencionar, zurcidas y entremezcladas para formar un relato de misterio y supervivencia que va un paso más allá de los típicos “survival horror”. La motivación de los personajes no es tan solo sobrevivir a la trampa en la que se han metido, sino salir de ella convertidos en personas nuevas. Los años de experiencia que Morohoshi tiene sobre sus espaldas cuando dibuja esta historia se notan en su ritmo fluido y en los momentos de tensión que se producen especialmente en el final de los capítulos. Es muy probable que esta experiencia también juegue en su contra en cuanto a frescura y espontaneidad a la hora de realizar el guion. El autor conoce bien sus limitaciones gráficas, pero sabe compensarlas con otros elementos como la construcción de situaciones límite.

“Box. Hay algo en la caja” es una obra diferente, mucho más psicológica que otras historias del mismo estilo. El ritmo narrativo es frenético, la acción constante y los enigmas bastante bien encontrados. Incluso el autor interactúa con el lector proponiéndole varios rompecabezas, convirtiéndolo en un personaje más de su creación. El interés inicial no decae en ningún momento, los personajes van sacándose la máscara a medida que se van internando dentro del cubo y, cuando se acerca el final, la tensión se acentúa y el grado de peligro aumenta. Una obra sólida cargada de metafísica, surrealismo, engaños, criaturas de otros planos dimensionales y mucho, mucho misterio. Una lectura fácil y amena que se convierte en un puro ejercicio de entretenimiento enorme.

 


Albert Solé Jerez
www.japaniums.blogspot.com

 

Magazine

“La cantina de medianoche”, el manga de Yaro Abe

En 2019 Astiberri Ediciones lanzó el primer volumen de “La cantina de medianoche” (Shinya Shokudo), un manga de Yaro Abe que se ha convertido un todo un éxito de ventas en Japón y del cual ya se han realizado dos versiones cinematográficas bajo el título internacional de “Midnight diner: Tokyo stories” distribuidas por la plataforma Netflix.

 

El local abre desde las doce de la noche hasta las siete de la mañana. Lo conocen como “La cantina de medianoche”. ¿Qué si tengo clientes? Pues sí, entra bastante gente. La carta de la taberna es escueta, un plato combinado y una pequeña lista de bebidas alcohólicas. Pero la gente pide lo que quiera, y si se puede hacer, lo preparo con mucho gusto. Esa es la política de la casa.

En 2019 Astiberri Ediciones lanzó el primer volumen de “La cantina de medianoche” (Shinya Shokudo), un manga de Yaro Abe que se ha convertido un todo un éxito de ventas en Japón y del cual ya se han realizado dos versiones cinematográficas bajo el título internacional de “Midnight diner: Tokyo stories” distribuidas por la plataforma Netflix. La edición de Astiberri está compuesta por volúmenes dobles, de unas 300 páginas, encuadernados en rústica con solapas en un tamaño de 21 x 15. El esmero y cuidado que se ha puesto en la publicación rozan la excelencia, igual que la magnífica traducción de Alberto Sakai. A fecha de hoy, ya se han publicado 3 volúmenes de “La cantina de medianoche”.

 

 

Shinjuku es el barrio más cosmopolita de Tokyo. Las calles abarrotadas de neones se codean con los grandes rascacielos. Tiendas de tecnología, karaokes, restaurantes, bares y locales de copas atiborran los bajos (y altos) de los edificios. Es en una callejuela de este animado ambiente que se encuentra la “izakaya” (taberna tradicional japonesa) que regenta nuestro protagonista. Él nos narrará las historias de sus parroquianos, habituales o espontáneos, que siempre van ligadas a algún plato de la gastronomía popular japonesa. La nula información que el autor nos ofrece sobre el propietario de “La cantina de medianoche” hace que el personaje sea todavía más atractivo: pelo blanco corto, bigote fino, una cicatriz que le cruza la cara y el eterno pitillo entre los dedos. Este personaje se mueve como pez en el agua entre su dispar clientela: yakuzas, marineros, strippers, maestros en el arte de “rakugo” (monólogos humorísticos), mujeres de compañía, boxeadores, delincuentes de todo tipo, videntes, actores de telenovelas, transexuales, dueños de bares de ambiente, cowboys de medianoche, músicos ambulantes y un más que largo etcétera de personajes surgidos de los ambientes nocturnos más decadentes.

 

 

El misterio que rodea al dueño de la “izakaya”, del que no sabemos ni siquiera el nombre, tan solo que “da miedo, pero es buena persona”, contrasta con todas las historias que nos cuenta de cada uno de los clientes que entran en el local. Por lo general, y pese a su dudosa moralidad, son personas que sufren la soledad de la gran ciudad. Almas errantes en un mundo masificado donde no acaban de encontrar su lugar y que acuden a la cantina para desahogar sus penas, encontrar a alguien que escuche las anécdotas de ese día o, simplemente, encontrar compañía conocida y comer algo junto con la única familia que conocen. “La cantina de medianoche” se ha convertido, a la vez, en confesionario y en purgatorio, en mentidero y en despacho de consejos, pero por encima de todo esto, en un pequeño rincón donde los atormentados feligreses de la bohemia tokiota se reencuentran con lo que les hace humanos: los sentimientos.

Como he mencionado, cada historia arranca con un cliente pidiendo un plato de comida cuya presentación, ingredientes o aromas desatan los recuerdos y vivencias de los diferentes protagonistas. Aprenderemos porque Tat-chan, un duro “yakuza”, se pirra por las salchichas fritas con forma de pulpo; porque el “kazunoko” (huevas de arenque) representan la buena cosecha y la fertilidad en la tradicional comida de año nuevo;  que son los helados Garigari-kun, las propiedades anti-calvicie del alga nori, cuál es la mejor manera de comerse una paparda, porque unos simples aros de cebolla fritos pueden ser un gran manjar, que las recetas occidentales como los espaguetis o la ternera Strogonoff también triunfan entre los japoneses o, incluso, las múltiples formas de preparar el cerdo con jengibre.

 

 

“La cantina de medianoche” está formada por pequeños capítulos independientes de entre 8 y 12 páginas cada uno que se pueden leer de forma autónoma y sin necesidad de seguir un orden concreto. Historias como la ya mencionada de Tat-chan se cruzan con la del maestro de shôgi (ajedrez japonés) que alecciona a su alumno; la de Tanaka, actor porno que debuta gracias a la protección de Erecto-Oki, una leyenda del género; los esfuerzos de Mayumi por perder peso; el resentimiento hacia los hombres de las solteronas conocidas con el apodo de las “Ochazuke (arroz con té) Sisters” o la nostalgia de un médico hacia sus años de bailarín con los “Takenoko-zoku” en una época en que los domingos se cortaba al tráfico la principal avenida de Harajuku y se llenaba de grupos de baile que competían entre ellos.

“La cantina de medianoche” es una obra que desborda humanismo y analiza al dedillo los sentimientos, ansias y anhelos humanos. El dibujo sencillo, pero tremendamente afectivo ayuda a retratar las situaciones con una delicadeza visual inusitada. Las viñetas plasman escenas amables que se contraponen a unas historias personales muchas veces duras, pero siempre dejando espacio para el humor. El ritmo de los capítulos es rápido y cuenta con un texto conciso, sin florituras, lo que facilita su lectura y disfrute. Yaro Abe no ha querido ofrecernos un serial lacrimógeno (aunque a veces nos arranque más de una sonrisa amarga) sino mostrarnos el camino que sus personajes han recorrido para llegar a convertirse en lo que son. Al fin y al cabo eso es lo más interesante de cualquier historia, el camino andado.

 

 


Albert Solé Jerez
www.japaniums.blogspot.com

 

Sigue leyendo

Magazine

Los terribles y surrealistas hechos de Érfurt

Ha habido muertes ridículas a lo largo de la historia. Incluso podemos encontrar muertes deshonrosas dignas de ser olvidadas. Pero no encontraremos ninguna que sea tan ridícula y tan deshonrosa a la vez, e incluso tan masiva, como la que tuvo lugar en los hechos de la catedral de Érfurt.

 

Ha habido muertes ridículas a lo largo de la historia. Incluso podemos encontrar muertes deshonrosas dignas de ser olvidadas. Pero no encontraremos ninguna que sea tan ridícula y tan deshonrosa a la vez, e incluso tan masiva, como la que tuvo lugar en los hechos de la catedral de Érfurt.

El rey Enrique VI (1165 – 1197) y emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (también conocido como Primer Reich) fue hijo de Federico I Barbarroja. Su padre, incansable organizador de cruzadas y campañas bélicas varias, dejó en manos de Enrique los tejemanejes de la corte alemana desde muy temprana edad. De hecho, Enrique estaba acostumbrado a viajar al lado de su padre en sus constantes refriegas, pues esto formaba parte de la educación para su futuro como regente. De esta manera, en 1176 participó en la campaña contra la liga lombarda y, más tarde, en la batalla contra la rebelión de Enrique el León.

 

 

Unos años más tarde, Enrique VI se dirigía hacia Polonia, encabezando una nueva cruzada, cuando hizo un alto en la catedral de Érfurt, capital de Turingia, lugar en el que instaló su corte. El motivo de esa parada en el camino fue para mediar en un conflicto que mantenían, por una parte, el duque Luis III (primo del propio Enrique VI), y por el otro bando, Conrado de Wittelsbach, arzobispo de Maguncia. La enemistad de ambos personajes se origina con el derrocamiento de Enrique el León, su posterior desposesión de títulos nobiliarios y el consecuente destierro.

 

 

La asamblea fue convocada el 26 de julio de 1184 en una de las salas del segundo piso de la catedral de Érfurt. Debido a la importancia de los efectos del desenlace de esta en términos económicos, territoriales, sociales y de prestigio, muchos fueron los asistentes que acudieron a participar, o simplemente a escuchar, en el desarrollo de las conversaciones. El cúmulo de gente hizo que el viejo, y seguramente podrido, suelo del segundo piso de la catedral se derrumbase bajo los pies de los asistentes que se precipitaron contra el suelo del primer piso. El impacto de los cuerpos y posterior caída de vigas y cascotes hizo que el primer piso también cediera, arrojando a las pobres almas, en su espontáneo viaje exprés de arriba hacia abajo, a las entrañas de la fosa séptica de la basílica, que acumulaba los desechos de las letrinas y de los “aborterkers”.

 

 

Muchos fueron los que murieron del primer impacto contra el suelo o por aplastamiento al caerles las vigas del techo descompuesto encima, pero fueron muchos otros los que murieron ahogados en aguas fecales tragando vete tú a saber el qué. Las crónicas de la época hablan de alrededor de 60 fallecidos, entre ellos personajes de la jet set de la época como el conde Gozmar III de Ziegenhain, el conde Fridrich I de Abenberg, el conde Fridrich I de Kirchberg, el conde Heinrich de Schwarzburg y un largo etcétera de poderosillos del momento. El rey Enrique VI se salvó por la suerte de que su asiento en la reunión estaba sobre una zona del suelo hecha de piedra y no cedió, aunque su persona quedó en el mismísimo borde del abismo fecal y tubo el reflejo de agarrarse al marco de una ventana para evitar ser tragado por un pozo ciego.

Para los presentes que seguían en pie en el segundo piso de la catedral, la escena les debió parecer de lo más dantesca, un descenso instantáneo, cuestión de segundos, al mismísimo infierno. Superada la impresión inicial y los minutos de dar vueltas sobre sí mismos con las manos en la cabeza profiriendo lamentos y murmullos de toda clase, los asistentes consiguieron rescatar al rey utilizando una escalera.

 

 

Una vez superado el susto, el rey prosiguió su camino hacia Polonia. La catedral fue reparada y sus suelos reforzados. De los cadáveres no se sabe nada, supongo que no debieron dejarlos ahí aunque no me extrañaría. Sea como sea, los hechos ocurridos en la catedral de Érfurt son dignos de ser recordados, sobre todo cuando estéis con el agua al cuello o creáis que estáis teniendo un mal día.


Albert Solé Jerez
www.japaniums.blogspot.com

Sigue leyendo

Magazine

“Una vida infinita”, todas las respuestas del viaje del alma tras la muerte

“Una vida infinita” (Best Seller Internacional de Amazon), del psicoterapeuta Joaquín Cámara, es un libro donde se nos explica el viaje astral que realizamos tras la muerte, explicando detalladamente cómo es nuestra vida en el mundo espiritual y la influencia que ella tiene en nuestra actual vida en el planeta Tierra.

 

Una vida infinita” (Best Seller Internacional de Amazon), del psicoterapeuta Joaquín Cámara, es un libro donde se nos explica el viaje astral que realizamos tras la muerte, explicando detalladamente cómo es nuestra vida en el mundo espiritual y la influencia que ella tiene en nuestra actual vida en el planeta Tierra.

Su investigación se basa en ejemplos reales recogidos por él mismo a través de regresiones con sus pacientes, sin ningún tipo de influencia religiosa o filosófica en el trasfondo. Además, en esta obra también se abordan dos temas estrechamente relacionados con la muerte: el acompañamiento a personas moribundas y el proceso de duelo, desde una perspectiva psicoespiritual.

 

 

Gracias a las conclusiones a las que ha llegado Joaquín Cámara estudiando el extenso campo de investigación de la post muerte, podemos encontrar respuestas a las dudas que siempre nos hemos planteado. ¿Dónde vamos tras la muerte? ¿A qué hemos venido? ¿Qué sentido tiene esta vida? ¿Por qué me suceden siempre las mismas cosas? ¿De qué manera pueden comunicarse los espíritus con sus seres queridos?

Joaquín Cámara es licenciado en Psicología y Especialista en Intervención psicológica en procesos de Duelo en la Universidad de Murcia, además de especializarse en Psiquiatría en la vida cotidiana en la Universidad Internacional del Mar, entre otros estudios destacados. Actualmente dirige la Comunidad «Círculo de Búsqueda» (con más de 4.900 miembros), es editor de los blogs «Círculo de Búsqueda» (con más de 1.400.000 lectores) y «Triom Blog» (más de 250.000 lectores), y ofrece sus servicios como psicoterapeuta en Triom Psicoterapia.

Para descubrir más sobre “Una vida infinita”, os recomendamos la lectura de nuestra entrevista a Joaquín Cámara que podréis encontrar el siguiente enlace.

Sigue leyendo

Magazine

La verdad detrás del caso del hombre que soñaron varias personas en Nueva York

Como si de una buena historia de Expediente X se tratara, el año 2006 una supuesta paciente de un conocido psiquiatra de Nueva York dibujó el retrato robot de un hombre, que decía, se le aparecía en sueños para aconsejarle sobre aspectos de su vida privada.

 

Como si de una buena historia de Expediente X se tratara, el año 2006 una supuesta paciente de un conocido psiquiatra de Nueva York dibujó el retrato robot de un hombre, que decía, se le aparecía en sueños para aconsejarle sobre aspectos de su vida privada.

Posteriormente, otros supuestos pacientes del mismo médico, así como los de otros psiquiatras, reconocieron a este mismo misterioso hombre. Todos ellos afirmaban no conocerle,  y declaraban haberle visto solamente a través de sus sueños…

 

La realidad fue que todas estas afirmaciones fueron un gran “hoax” producto de una novedosa y poco convencional técnica de marketing viral orquestada por el italiano Andrea Natella, sociólogo especializado en marketing de “técnicas de comunicación no convencionales”, que incluso llegó a crear una página web para que toda la gente que creyera verlo se lo comunicara: https://www.thisman.org/

De hecho, obra suya es una anterior campaña del mismo estilo centrada, en esta ocasión, en una historia de ovnis, que lo que pretendía en realidad era hacer promoción de un destino turístico.

 

 

La imagen de “este hombre” aparece en multitud de blogs, grupos de Facebook y su leyenda se ha esparcido de manera que muchos aún a día de hoy se preguntan si hay algo de cierto en esta historia. Un ejemplo más de que nos tenemos que cuestionar absolutamente todo lo que nos dicen y no podemos contrastar por nosotros mismos.

 

 

Sigue leyendo

Magazine

“Tatsumi”, el volumen recopilatorio de sus 9 historias más emblemáticas

Este pasado mes de septiembre de 2020, Satori Ediciones saca al mercado “Tatsumi”, un volumen de unas 260 páginas editado en rústica con sobrecubiertas en color en el que encontraremos una colección de las 9 historias más emblemáticas del autor. El álbum es de formato de 21 x 15 hecho con papel grueso de muy buena calidad, tal y como esta editorial nos tiene acostumbrados.

 

Yoshihiro Tatsumi (1935 – 2015) fue el “mangaka” que revolucionó el género creando, en el año 1957, el “gekiga”. Tatsumi optó por un estilo de dibujo mucho más realista dejando atrás el trazo infantil que dominaba la escena comercial de las revistas dirigidas a un público joven y adolescente. La temática de las historias narradas se oscureció y se volvió más adulta, con el sexo como recurso habitual. Las vivencias del día a día y las historias autobiográficas también agarraron con mucha intensidad dentro de este nuevo género narrativo. La recepción que tuvo el “gekiga” fue impresionante. Adultos que habían crecido con las aventuras que publicaban las revistas para jóvenes, una vez superada esa etapa y entrados en el mundo laboral, seguían ávidos de “manga” pero con una narrativa más intensa y que fuera acompañada por unas temáticas más acordes con su edad. Y eso era lo que el “gekiga” les ofrecía.

 

 

Este pasado mes de septiembre de 2020, Satori Ediciones saca al mercado “Tatsumi”, un volumen de unas 260 páginas editado en rústica con sobrecubiertas en color en el que encontraremos una colección de las 9 historias más emblemáticas del autor. El álbum es de formato de 21 x 15 hecho con papel grueso de muy buena calidad, tal y como esta editorial nos tiene acostumbrados.

Si comparamos el estilo de Tatsumi con el de otros dibujantes de “gekiga” como podrían ser los hermanos Tsuge o Abe, vemos que el autor que nos ocupa sigue dando una gran importancia al dibujo. El trazo fino, el detalle y la claridad en los gestos y expresiones de sus personajes, tienen la misma importancia que la narración y el texto. Este hecho no lo encontramos en otros autores que, contando con grandes dotes narrativas, flaquean en habilidad para el dibujo y nos ofrecen un trazo más enérgico, que rompe la continuidad de las líneas y, al fin y al cabo, carentes de tanta minuciosidad y excelencia en el apartado plástico.

 

 

Tatsumi muestra al ser humano tal cual es, con sus virtudes y sus miserias. En sus relatos aparecen personajes perdidos dentro de una sociedad que se los ha tragado sin compasión ninguna y que no han sabido adaptarse a los aires de cambio. Hombres y mujeres superados por el entorno que sobreviven cabizbajos en una constante depresión mientras cargan sobre sus hombros sueños de un mañana mejor, aunque sean conscientes de que ese mañana nunca llegará. El Japón de posguerra de Tatsumi es cruel. Pero no se trata de una crueldad violenta, sino una crueldad silenciosa que te come desde dentro, provocada por la falta de recursos económicos de un país que intenta levantarse a cualquier precio i que ha perdido su identidad debido a la ocupación norteamericana. La desesperación de vivir sin alicientes y sintiendo como se consume la vida sin poder realizar nada importante, ninguna gesta extraordinaria que de sentido a este sufrimiento silencioso.

 

 

El álbum “Tatsumi” contiene las siguientes historias:

-“Infierno”: Durante la celebración del aniversario de la explosión de la bomba atómica de Hiroshima, un hombre recuerda cuando, siendo joven, lo enviaron con una cámara fotográfica a la zona 0, bajo una lluvia negra, para documentar la devastación ocasionada por el ataque norteamericano a la población civil.  Relato que pone en manifiesto la más baja naturaleza humana y hasta donde estamos dispuestos a llegar para conseguir nuestros objetivos.

-“Ocupado”: Un dibujante de “manga” infantil en horas bajas ve como su serie queda cancelada por falta de popularidad. De forma inmediata se pone a trabajar para una revista para adultos y ese nuevo trabajo lo absorbe completamente de la realidad que lo rodea. Pese a no ser un relato autobiográfico, la historia lleva la esencia del autor en ella, pues al igual que el protagonista, el autor quedó completamente atrapado por la historieta gráfica dirigida a un público adulto.

-“La primera vez de un hombre”: Un oficinista ve como el día de su jubilación se le acerca inexorablemente. Este hecho le hace reflexionar sobre el tipo de vida que le quedará cuando deje de trabajar. El inconformismo humano hace que el protagonista fantasee con su compañera de trabajo. La mente lucha contra la tristeza y la depresión que provoca el no haber sido capaz de adaptarse a los nuevos tiempos rompiendo la realidad y sumergiéndose en un estado de falsa euforia.

-“Who are you, Scorpion?”: Un ex convicto trabaja en una fábrica de recambios bajo las órdenes de un déspota adinerado. Al mismo tiempo, malvive con una mujer de compañía. La insatisfacción del protagonista le llevará a replantearse muchas cosas.

-“Cría”: Un hombre que vive con una mujer de compañía que lo cuida y lo alimenta, sospecha que todas las atenciones que recibe son tan solo en sustitución del perro que ella perdió. La pérdida de la propia identidad para agradar a los demás como metáfora del que le estaba sucediendo a la sociedad japonesa al completo.

 

 

-“La montaña de los viejos abandonados en Tokyo”: Un hombre vive en un pequeño apartamento con su madre enferma. La chica con la que sale no cesa de pedirle que la lleve a su apartamento. Conflicto generacional y el abandono de las personas mayores en un Japón que ha dejado de creer en la unidad familiar.

-“Querido Monkey”: Un obrero solitario tiene como mascota un pequeño mono. Un día, durante uno de sus frecuentes paseos por el zoo, conoce a una chica. La vorágine social acaba destruyendo todo lo que es marginal.

-“Goodbye”: Una mujer de compañía recibe, por parte de un norteamericano, constantes promesas de llevársela a los Estados Unidos cuando el ejército abandone el archipiélago nipón. El ansia de un mundo mejor de muchos japoneses que sufrieron la ocupación americana que, en un contexto de miseria y hambruna, veían en los soldados extranjeros prosperidad y una vida libre de sufrimiento.

-“La campana fúnebre”: Un camorrista acaba siendo reclutado por un club de boxeo cuando es descubierto en una pelea callejera.

 

 

La colección de historias que conforman “Tatsumi” de Satori Ediciones representa la flor y nata de la obra de este maestro del arte secuencial. En el libro se incluyen las declaraciones del propio autor a propósito de su estancia en Cannes para la presentación europea de la película “Tatsumi” de Eric Khoo. El film utiliza muchas de las historias recogidas en este volumen recopilatorio y buena parte de la obra autobiográfica “Una vida errante” publicada hace unos años por Astiberri. El libro se cierra con una biografía del autor y un comentario sobre las historias incluidas en este recopilatorio firmado por Mitsuhiro Asawaka, una de las mayores eminencias sobre “gekiga”.

“Tatsumi” es la puerta de entrada a la obra de Yoshihiro Tatsumi y con la que se ha querido acercar el incomparable genio narrativo de este autor a occidente para su redescubrimiento. Admirado dentro y fuera de su país, Tatsumi representa la quinta esencia del “manga” para adultos. Que Satori Ediciones haya publicado este volumen dedicado a Tatsumi, nos permite disfrutar del mundo de texturas que conforman el alma atormentada de sus personajes, plasmadas como ningún otro autor ha sido capaz de realizar. Por otro lado, para los nuevos lectores, leer a Tatsumi será lanzarse al vacío dentro de un estilo y un género, el “gekiga”, del cual, a pesar de que todavía hay poca cosa publicada, solo puedo decir que atrapa. ¡Ya lo creo que atrapa!

 


Albert Solé Jerez
www.japaniums.blogspot.com

Sigue leyendo

Magazine

El espectacular vídeo en 4K que nos muestra el final del universo

¿Cómo va a terminar nuestro universo? En el vídeo que os mostramos a continuación se nos intenta explicar, un viaje a trillones de años en el futuro, para descubrir cuál puede ser el destino de nuestro planeta y nuestro universo.

 

¿Cómo va a terminar nuestro universo? Esta es la pregunta que intenta responder la espectacular producción “Timelapse of the future: A journey to the end of Time” de la productora melodysheep, un viaje a trillones de años en el futuro, para descubrir cuál puede ser el destino de nuestro planeta y nuestro universo.

Comenzamos en 2019 (el vídeo fue publicado por primera vez en marzo de ese año) y viajamos exponencialmente a través del tiempo, presenciando el futuro de la Tierra, la muerte del sol, el fin de todas las estrellas, la decadencia de los protones, las galaxias zombis, las posibles civilizaciones futuras, los agujeros negros que explotan, los efectos de la energía oscura, los universos alternos, el destino final del cosmos – por nombrar algunos.

Esta es una imagen del futuro tal y como lo pinta la ciencia moderna, una imagen que seguramente evolucionará con el tiempo a medida que busquemos más pistas sobre cómo se desarrollará nuestra historia. Gran parte de la ciencia es muy reciente, y nuevas piezas de rompecabezas aún esperan ser encontradas.

Esta vista aérea del tiempo da una perspectiva profunda – que estamos viviendo dentro del sofoco del Big Bang, el momento perfecto para empaparse de las vistas y sonidos de un universo en sus días de gloria, antes de que todo se desvanezca. Aunque el final llegará eventualmente, tenemos una infinidad de tiempo práctico para jugar si jugamos bien nuestras cartas. El futuro puede parecer sombrío, pero tenemos un enorme potencial como especie.

Con las voces de David Attenborough, Craig Childs, Brian Cox, Neil deGrasse Tyson, Michelle Thaller, Lawrence Krauss, Michio Kaku, Mike Rowe, Phil Plait, Janna Levin, Stephen Hawking, Sean Carroll, Alex Filippenko y Martin Rees.

Se recomienda el uso de auriculares para disfrutar al máximo de la experiencia.

 

 

Sigue leyendo

Magazine

El caso Deep Prasad, el científico que contactó con extraterrestres

El año 2019 un joven y brillante físico e ingeniero, experto en computación cuántica, llamado Deep Prasad, vivió una experiencia que le cambió el modo de pensar y entender el universo. Fue a plena luz del día, cuando estaba en su cuarto y de repente sintió que su cuerpo estaba paralizado al tiempo que percibió la presencia de tres seres, tres extrañas entidades que le transmitieron una serie de símbolos.

 

El año 2019 un joven y brillante físico e ingeniero, experto en computación cuántica, llamado Deep Prasad, vivió una experiencia que le cambió el modo de pensar y entender el universo. Fue a plena luz del día, cuando estaba en su cuarto y de repente sintió que su cuerpo estaba paralizado al tiempo que percibió la presencia de tres seres, tres extrañas entidades que le transmitieron una serie de símbolos.

Prasad nació en la India, pero reside actualmente en Canadá. Trabaja estrechamente con calificados ingenieros de corporaciones como Lockheed Martin, NASA y Tesla.  A pesar de que pone en riesgo su reputación como científico, ha publicado recientemente en una red social una experiencia de contacto con alienígenas en el que ha recibido mensajes en un idioma desconocido.

Deep Prasad afirma lo siguiente: “cerca del comienzo de este año (precisamente el 1° de febrero), tuve la experiencia más absurda y revolucionaria de mi vida. Sucedió a plena luz del día, en mi casa. Los detalles más específicos serán para otro momento, cuando tenga una mejor seguridad en la red y pueda explayarme más. Pero, para decirlo de una manera simple, estaba paralizado contra mi voluntad, no podía casi moverme. Vi tres entidades que parecían muy persistentes y que proyectaron cientos o quizá miles de frases y párrafos en un lenguaje que parecía la unión del japonés y de jeroglíficos egipcios. Me sentí tan aterrorizado que apenas podía moverme, mientras permanecía incrédulo frente a lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, podía pensar claramente, haciéndome muchas preguntas: ¿Estas cosas eran realmente reales? ¿Esto realmente está sucediendo? ¿Están listos mi familia y mis amigos para esto, si alguna vez les sucede? ¿Acaso van a matarme? ¿Cómo les transmito que no quiero morir y que no soy una amenaza para ellos? Al mismo tiempo, estaba intentando encontrar algún sentido a los símbolos. Fue increíblemente frustrante no poder descifrarlos, no poder comprenderlos y traducirlos; las frases y los párrafos seguían cambiando rápidamente, y la única palabra comprensible que vi al menos tres veces en inglés decía ‘ADN’”.

El joven científico sigue cuestionándose qué pudo llegar a vivir. “Esto significó que, fuera quien o lo que fuese que estaba poniéndome en ese trance, que estuviera haciendo esto, inclusive si fue mi cerebro, entendió claramente el idioma inglés, pero por alguna razón estaba eligiendo no usarlo para todo”.

 

 

Sigue leyendo

Magazine

La surrealista historia de John Romulus Brinkley, la gran farsa americana

Pionero en algunas cosas, rastrero en muchas otras, Brinkley disfrutó de una vida sosegada gracias al ilusionismo que ofrecía a una sociedad desinformada y analfabeta en su gran mayoría.

 

En el año 1902 un joven de 17 años llamado John Romulus Brinkley se presentó ante el decano de la Universidad de Medicina de Chicago, John Hopkins, diciéndole que quería ser médico como su padre para seguir la tradición familiar. Hopkins, viendo al chico que estaba delante suyo vestido con trapos viejos y descalzo le contestó que la gente como él no llegaban nunca a ser médicos. 15 años más tarde, un día de mayo de 1917, Brinkley recibe su diploma de médico en la Universidad de Medicina Ecléctica de Kansas City.

Recién diplomado se traslada al oeste junto a su esposa Minnie (Minerva), concretamente a una pequeña ciudad de mala muerte conocida como Mildford. Allí, pobre como una rata pero con mucha ilusión, abre un pequeño consultorio con los pocos ahorros que le quedan. La vida iba transcurriendo con normalidad hasta que un día llegó Stitsworth, un granjero local, a su consulta lamentándose de la imposibilidad de concebir un niño en su matrimonio. Bromeando, Brinkley le dijo que no tendría ningún problema de esterilidad si poseyese los testículos de un macho cabrío como los que tiene en su rebaño. Fue en esta conversación que el paciente le rogó que le hiciera un trasplante de testículos. Brinkley, viendo que no tenía nada que perder, aceptó siempre y cuando el paciente pagase los honorarios que ascendían a 150 dólares (Unos 1800 dólares al cambio actual). Al cabo de nueve meses Stitsworth volvió a la consulta de Brinkley con un bebé entre los brazos. Este fue el pistoletazo de salida de la loca historia de este cirujano especialista en xenotrasplantes de testículos de chivo para curar los problemas de impotencia e infertilidad.

El milagro médico conseguido con Stitsworth viajó rápidamente por todo el condado, para acabar derramándose por todo el estado. Atraídos por el boca a boca, miles de personas peregrinaron a la ciudad de Mildford para visitar la clínica de Brinkley con la esperanza de poner fin a sus problemas sexuales. Mildford conoció una época de prosperidad inesperada. Los recién llegados, atraídos por la clínica, eran gente pudiente que decidieron establecerse construyendo viviendas y abriendo negocios.

El éxito de los xenotrasplantes y la ayuda de las palabras de apoyo de famosos que avalaban sus beneficios como los políticos William Jennings Bryan y Huey Long o el mismísimo Rodolfo Valentino, hizo que los honorarios de la clínica subieran a 750 dólares por operación. La fama del cirujano se extendió por todo Estados Unidos propiciando que el propio Buster Keaton hiciera aparecer los implantes de cabra en uno de sus cortos. La verdad es que las cosas no podían ir mejor a John Romulus Brinkley quién recibía los pacientes en su clínica, los acompañaba al corral de cabras que tenía anexo al edificio, el enfermo elegía una de entre todas las del rebaño y se le realizaba el trasplante de testículos.

 

 

Cuando el éxito estaba bendiciendo la ciudad de Mildford, Brinkley decidió construir una emisora de radio, la KFKB, la cuarta de todo el país. Esto pasaba en el año 1923, cuando la radio no era más que un concepto moderno para la gran mayoría de los estadounidenses, Brinkley vio en este medio de comunicación, que justo empezaba a desarrollarse, la oportunidad para hacer llegar a más población el método milagroso que se practicaba en su clínica. De esta manera Brinkley se convirtió en un pionero de la publicidad radiofónica, pues no sólo emitía anuncios sobre su clínica sino que, también, contenía un programa de consulta médica, “La caja de preguntas médicas”, en la que los oyentes enviaban sus preguntas por carta. La emisión radiofónica trasladó la fama de Brinkley al resto de los estados.

El éxito popular de la emisora y la lucrativa consulta médica de Brinkley llamaron la atención de la AMA (American Medical Association) y de la FRC (Federal Radio Commission) que no veían con buenos ojos ninguna de las actividades del cirujano. El Dr. Morris Fishbein, editor del periódico médico de la AMA, era un acérrimo enemigo de lo que él consideraba curanderismo. Personaje controvertido y conflictivo al cual sus superiores tuvieron que amonestar y pararle los pies varias veces por “ir demasiado lejos” en sus métodos y palabras. La obsesión que Fishbein tenía por Brinkley y sus métodos fue creciendo e hizo que la propia AMA, junto con la FRC, fuera a por él procurando que se clausuraran su clínica y su emisora. Así fue como cada una de las entidades presentó una demanda contra Brinkley.

En 1930 tuvo lugar el primer juicio, que fue el que resolvería la demanda de la AMA. Brinkley fue acusado por utilizar métodos que no se enseñan en ninguna universidad, por hacer operaciones no descritas en ningún libro médico y por prácticas de dudosa efectividad. Brinkley se defendió presentándose a sí mismo como un pionero en medicina y cirugía, comparándose con el incomprendido Dr. Semmelweis, defensor del lavado de manos en la profesión médica. El segundo juicio tuvo lugar días más tarde en Washington. En éste la FRC acusaba a Brinkley de radiar emisiones libidinosas en las que se hablaba abiertamente de sexo, radiofolletines que mancillaban la moral americana y de emitir música country. En este caso Brinkley acudió con varios testigos que aseguraron que la programación de la KFKB era la que los ciudadanos de Kansas querían y necesitaban, por mucho que les pese de los burócratas de Washington.

Seis meses después de los dos juicios  se le retiraron las licencias médicas y de emisión radiofónica a John Romulus Brinkley. Ante este duro golpe judicial cualquier persona habría claudicado ante el poder establecido y habría desaparecido en el anonimato, pero no fue así para Brinkley. Si el poder está en tu contra, pasa a formar parte de este poder.  Y sin ir más lejos, y ante la sorpresa de todo el país, Brinkley se presentó a las elecciones de gobernador de Kansas por su propia cuenta, sin afiliarse a ningún partido. Bajo el lema de “Limpiar, limpiar y mantener limpio”, que de hecho era una frase sacada de la caja de un laxante, inició una campaña propagandística sin ningún tipo de programa político. Compró un coche al que le incorporó un sistema de megafonía, convirtiéndose en pionero en esta práctica en campañas electorales. Con él hacía llegar su mensaje político por todos los pueblos y ciudades, empezando a prometer la creación de lagos por todo el estado de Kansas.

 

 

Lo que empezó siendo visto como una broma, acabó por meter miedo a los demás candidatos, tanto republicanos como demócratas, que miraron de parar los pies a Brinkley a toda costa. El Fiscal General de Kansas observó que, como candidato independiente, su nombre tenía que estar escrito a mano en las papeletas por sus votantes. De esta manera se acordó que solamente se aceptaría como válido el nombre J. R. Brinkley, relegando a votos nulos todo el resto. Esta decisión propició que el propio Brinkley realizara la campaña deletreando su nombre para que la gente supiera escribirlo correctamente.

12 días y 12 noches duró el recuento de votos. El más largo de toda la historia democrática de los Estados Unidos. Brinkley perdió contra Harry Hines Woodring, quien más tarde se convertiría en el Secretario de Guerra de Franklin D. Roosevelt, por 30.000 votos de diferencia. Pero el periódico local “The Des Moines Register” destapó que entre 30.000 y 50.000 votos a favor de Brinkley fueron anulados. 1930 se conocería como el año en que las elecciones fueron robadas en Kansas. Brinkley nunca impugnó el recuento porqué en realidad nunca quiso ser gobernador de Kansas, el salario mensual del cual él lo ganaba en una semana de poco trabajo. Todo esto fue una estrategia para ganar tiempo y realizar su siguiente asalto.

Dejando a dos de sus protegidos a cargo de la clínica de Mildford, Brinkley se trasladó a la ciudad fronteriza de Del Río, que se encuentra justamente al otro lado de un puente que cruza la frontera mejicana. Al otro lado del puente se encuentra Villa Acuña, lugar en el decidió construir su nueva emisora de radio, la XERA. Se levantaron dos torres de 91 metros de altura y el gobierno mejicano, descontento con la repartición que EUA hizo del espacio radiofónico dejando a México fuera de él, estuvo encantado de otorgar una licencia que permitía a Brinkley emitir con una potencia de 1.000.000 de vatios.  La conocida como “Emisora del Sol entre las Naciones” estaba fuera del alcance de la FRC y sus ondas llegaban hasta 17 países. No era raro ver como las aves caían muertas si se acercaban a las antenas de la emisora. Los faros de los coches se encendían solos y la música de la radio se colaba entre las conversaciones telefónicas. Había gente que sintonizaba las emisiones con los empastes dentales. Incluso se llegó a afirmar que las alambradas que cerraban los terrenos de las granjas también sintonizaban el sonido de las ondas de la XERA. Brinkley retomó sus actividades quirúrgicas ocupando el último piso del Hotel Roswell de Del Rio y se hizo construir una mansión en las afueras de la ciudad. Ese mismo año, 1932, el cirujano volvió a presentarse en las elecciones para gobernador de Kansas, perdiendo esta vez contra Alf Landon, quien más tarde se presentaría como presidenciable.

Fishbein, némesis declarada de Brinkley, movió los hilos para que el Congreso sacara a la luz la conocida como Ley Brinkley. Esta ley prohibía que se hablara telefónicamente desde Estados Unidos hacia una estación de radio fuera de las fronteras estadounidenses y que ésta última lo emitiera de vuelta hacia Estados Unidos. Brinkley evitó nuevamente esta prohibición dejando de transmitir telefónicamente desde su casa y empezó a grabar sus programas en lo que serían las primeras transcripciones eléctricas grabadas en discos. Finalmente la presión de los EUA a México hizo que este último revocara la licencia radiofónica a Brinkley. Incluso el ejército de Estados Unidos se presentó a las puertas de la emisora para cerrarla.

 

 

En 1937 Brinkley desarrolló la Fórmula 1020, una solución inyectable hecha a base de gónadas de chivo que sustituiría a la operación quirúrgica del xenotrasplante. Construyó dos nuevos hospitales en Arkansas y otro en San Juan, Texas. Sin embargo era cuestión de tiempo que Brinkley y Fishbein coincidieron en el mismo lugar y en el mismo tiempo, y así fue. Durante uno de sus ostentosos viajes de placer coincidió con el editor de la AMA en el mismo crucero. Lejos de entrar en disputa directa ni contacto cercano, Brinkley se las arregló para provocar a Fishbein. Este error de cálculo por parte de Brinkley conducirá a esta historia hacia su acto final.

Con un ánimo vengativo renovado, Fishbein publicó una serie de artículos titulados “Charlatanes médicos modernos” en los que repudiaba, insultaba y ponía abiertamente en duda el diploma médico del cirujano. Brinkley demandó a Fishbein por difamación y calumnias pidiendo 250.000 dólares de compensación por el honor mancillado. El juicio se celebró en Del Rio el 22 de marzo de 1939. Al juicio, presidido por el juez R. J. MacMillan, Brinkley acudió con cinco abogados y un ejército de pacientes satisfechos que formaban la base de su estrategia judicial. Fishbein se presentó con un abogado, lo único que le permitía su salario como editor del periódico de la AMA.

El primer día del juicio, nada más empezar, el juez desestimó todos los testigos de Brinkley pues ninguno de ellos eran médicos expertos ni peritos especializados. En cambio, los médicos expertos en urología que aportó Fishbein desmintieron los beneficios del xenotrasplante testicular que practicaba Brinkley. Se argumentó que el método de Brinkley no se podía clasificar como trasplante pues éste se reducía a insertar un trozo de glándula dentro del escroto del paciente, entre la piel y el testículo, sin ningún tipo de cirugía que permita la irrigación de dicho injerto. Por ese motivo, al cabo de poco tiempo, la glándula acaba secándose, reduciéndose y descamándose. En el juicio también se demostró que la Fórmula 1020 no era más que agua destilada con unas gotas de colorante azul.

Al segundo día de juicio hace su declaración el Dr. Fishbein durante la cual describe las 3 características comunes que todos los curanderos tienen: 1) El curandero se envuelve en una leyenda en la que consigue una cura milagrosa para determinada enfermedad. 2) Los éxitos médicos de estos curanderos nunca son compartidos con la comunidad científica médica, quedando siempre como secreto profesional. 3) El curandero es un manipulador. Siempre dicen lo que el paciente quiere oír y dan esperanzas donde no las hay. Por tanto, como Brinkley ostenta esta 3 características, no queda ninguna duda de que se trata del curandero más rastrero que haya tenido el desagrado de investigar en toda su cruzada contra este tipo de prácticas.

Al tercer y último día de juicio, es el propio Brinkley quien sube al estrado para dar su testimonio. Lo primero que admite es que en el último año de ejercicio ha ganado la nada despreciable suma 1.100.000 dólares por sus servicios. Acto seguido el abogado de Fishbein presenta el libro “The life of a man: una biografía de John R. Brinkley” escrito por Clement Wood. Brinkley asegura que se trata de su biografía autorizada y de este libro se desprende el relato que os he ido contando hasta llegar a este juicio. En el libro se narran ciertas imprecisiones y se omiten varios datos, como por ejemplo que John Romulus Brinkley estaba casado con Sally Wike y era padre de dos hijos cuando, teóricamente, se presentó ante el decano de la universidad reclamando un lugar entre los estudiantes de medicina. Que durante los años que pasó en Chicago junto a su primera esposa regentaba un espectáculo médico ambulante, igual que los que podemos ver en las viejas películas del oeste, donde vendía un remedio milagroso contra la impotencia masculina hecho a base de aceite de serpiente. También sale a la luz la acusación de poligamia que Sally le hizo cuando éste se casó con Minnie sin estar divorciados. Otra irregularidad en su biografía autorizada decía que se licenció como médico en mayo del 1917 en la Universidad Ecléctica de Kansas cuando, en realidad, informes policiales corroboran que en esas fechas estaba detenido en Carolina del Sur por estafa al inyectar agua colorada a un paciente haciéndole creer que se trataba de un remedio contra la impotencia masculina (20 años después nos encontramos juzgando a Brinkley por el mismo motivo). Otro aspecto más escabroso es cuando el libro afirma que los miembros del tribunal médico que lo juzgó en 1930 tuvieron una muerte horrorosa y fortuita, demostrando el abogado que algunos de esos médicos estaban presentes en ese momento entre los asistentes. Por otro lado se puso en duda su praxis médica, pues varias enfermeras y exayudantes declararon por escrito que Brinkley realizaba sus operaciones en un estado total de embriaguez etílica. Finalmente admitió que pagó generosamente al escritor Clement Wood para que escribiera el libro y el mismo Brinkley lo editó, dejando numerosos ejemplares en sus clínicas al alcance de sus pacientes. También regaló muchos ejemplares entre sus conocidos y entidades públicas y privadas para que lo repartieran entre la población.

El veredicto dio la razón a Fishbein, lo que propició una lluvia de demandas por parte de pacientes descontentos que hasta ahora se habían mantenido callados debido a la fama de Brinkley. Por su parte, el Servicio de Impuestos Interno investigó sus cuentas por un presunto delito de fraude fiscal. Finalmente Brinkley se declaró en quiebra en 1941. No contentos con eso, el Departamento de Correos de los EUA comenzó a investigarlo por fraude postal. A causa de toda esta persecución Brinkley acabó pasando de ser un falso médico a convertirse en un verdadero paciente debido a sus 3 ataques cardíacos y a la amputación de una pierna por culpa de la mala circulación. El 26 de mayo de 1942 John Remulus Brinkley murió por insuficiencia cardíaca en San Antonio y su cuerpo fue enterrado en el cementerio de Forest Hill en Memphis, Tennessee.

Para conocer en profundidad la historia de John Remulus Brinkley os invito a ver el documental “Nuts!” de Penny Lane el cual habla sobre su capacidad de engaño y todo el aparato propagandístico que llegó a crear alrededor de su figura. Pionero en algunas cosas, rastrero en muchas otras, Brinkley disfrutó de una vida sosegada gracias al ilusionismo que ofrecía a una sociedad desinformada y analfabeta en su gran mayoría. Desgraciadamente el documental no nos ofrece una visión global del genio y figura del trasplantador de testículos de Kansas y hay que completar la información buscando en otras fuentes como artículos periodísticos o libros. Sin embargo, es un buen inicio para entrar de lleno dentro de la gran farsa americana y de los timadores profesionales de la América profunda.

 


Albert Solé Jerez
www.japaniums.blogspot.com

Sigue leyendo

Magazine

El origen de la leyenda de los 21 gramos de peso del alma

Finales del siglo XIX, Estados Unidos de América se convierte en el paraíso del espiritismo y los médiums, desde que en 1847 se hiciera público el caso de las hermanas Fox, quienes aseguraron haber presenciado fenómenos paranormales, que a posteriori reconocieron como falsos.

Finales del siglo XIX, Estados Unidos de América se convierte en el paraíso del espiritismo y los médiums, desde que en 1847 se hiciera público el caso de las hermanas Fox, quienes aseguraron haber presenciado fenómenos paranormales, que a posteriori reconocieron como falsos. La curiosidad por el espiritismo se expande alrededor del mundo, en especial en Francia, donde el traductor, profesor, filósofo y escritor francés Allan Kardec (seudónimo de Hippolyte Léon Denizard Rivail) concluye su famoso “Libro de los espíritus” (1857).

Una obra que intenta dar forma empírica y científica al espiritismo contemporáneo, ayudando a destapar los innumerables casos de fraude que rodean esta doctrina. El éxito de su obra le provocó grandes problemas personales además de sufrir amenazas de muerte de sus colegas de gremio y de la Iglesia.

 

 

Después de este primer paso firme hacia la investigación del fenómeno llegaron otras figuras científicas relevantes, integradas activamente en asociaciones dedicadas al estudio de fenómenos paranormales.  En 1907, los rotativos Boston Sunday Post y The New York Times sorprendieron con la noticia de que Duncan MacDougall, un médico de Haverhill, Massachussetts, habría “demostrado” que el alma humana pesaba alrededor de 21 gramos.

Este partía de la hipótesis de que el alma humana era un pequeño gas, e ideó un original procedimiento experimental para adentrarse en la cuestión. Seleccionó a seis pacientes desahuciados cuya muerte era inminente para su estudio. En la cercanía del óbito, MacDougall medía con una báscula de precisión, cuyo margen de error no superaba los 5,6 gramos, el peso de los moribundos. Los resultados no fueron claros, ni todos los pacientes perdieron peso al morir, ni aquellos que registraron alguna clase de pérdida lo hicieron con cantidades homogéneas, así que su estudio nunca pudo ser tomado en serio.

 

 

En 1911, de nuevo en The New York Times y poco antes de desaparecer de la vida pública, MacDougall se reafirmó en sus ideas, a la par que, irónicamente, expresó sus dudas acerca de la posibilidad de que el alma pudiera ser fotografiada mediante rayos-X, como defendían otros científicos.

Este estudio aún sobrevive en el imaginario colectivo como cierto, e incluso ha encabezado producciones cinematográficas de éxito, como la dirigida por el oscarizado Alejandro González Iñarritu.

Sigue leyendo

Magazine

Entrevista con Joaquín Cámara, psicoterapeuta y autor de “Una vida infinita”

Entrevistamos al psicoterapeuta Joaquín Cámara, autor del best seller número 1 de Amazon titulado “Una vida infinita”, donde se nos explica el viaje completo que realizamos tras la muerte, explicando detalladamente cómo es nuestra vida en el mundo espiritual y la influencia que ella tiene en nuestra actual vida en la Tierra.

 

Seguramente la inmensa mayoría de seres humanos nos hemos preguntado alguna vez, ¿qué hay después de la muerte? Una pregunta que ha intentado ser respondida desde tiempos inmemoriales por multitud de religiones y teologías, y que ha inspirado estudios científicos de todo tipo y naturaleza, que a la vez han sido ridiculizados de forma compulsiva por el poder, los grandes medios de comunicación y por la propia comunidad científica.

Pero con el inicio del siglo XXI la evolución de nuestra sociedad y tecnología, y por supuesto la irrupción de Internet, han ayudado a sentar las bases definitivas de esta gran búsqueda para encontrar las primeras respuestas racionales y científicas.

El psicoterapeuta Joaquín Cámara, con su libro “Una vida infinita” (Best Seller Internacional de Amazon), nos muestra el viaje completo que realizamos tras la muerte, explicando detalladamente cómo es nuestra vida en el mundo espiritual y la influencia que ella tiene en nuestra actual vida en la Tierra. Su investigación se basa en ejemplos reales recogidos por el mismo a través de regresiones con sus pacientes, sin ningún tipo de influencia religiosa o filosófica. Además, en esta obra también se abordan dos temas estrechamente relacionados con la muerte: el acompañamiento a personas moribundas y el proceso de duelo, desde una perspectiva psicoespiritual.

Joaquín Cámara es licenciado en Psicología y Especialista en Intervención psicológica en procesos de Duelo en la Universidad de Murcia, además de especializarse en Psiquiatría en la vida cotidiana en la Universidad Internacional del Mar, entre otros estudios destacados. Actualmente dirige la Comunidad «Círculo de Búsqueda» (con más de 4.900 miembros), es editor de los blogs «Círculo de Búsqueda» (con más de 1.400.000 lectores) y «Triom Blog» (más de 250.000 lectores), y ofrece sus servicios como psicoterapeuta en Triom Psicoterapia.

 

 

¿Crees en alguna forma de divinidad?
Tengo la certeza de que lo que mis pacientes experimentan a lo largo de sus regresiones y conexiones espirituales a través de hipnosis es real. Y no solo porque lo experimenten delante de mí, sino porque todos los terapeutas que nos dedicamos a este ámbito encontramos los mismos resultados, los cuales nos indican sin género de dudas que la vida continúa tras la muerte en diferentes planos de existencia.

Por lo que he visto a través de la experiencia y he podido investigar de otros autores muchos más avanzados, no me cabe la menor duda de que detrás de nuestra existencia está Dios, pero no el concepto de Dios al que estamos acostumbrados en nuestra cultura. Para mí, la explicación más acertada en torno a la creación es la que nos dice que todo lo que existe en el universo es una creación mental originada y mantenida en la Mente del Uno.

 

¿Qué puede encontrar el lector en las páginas de “Una vida infinita”?
A lo largo del libro, el lector podrá conocer en profundidad el recorrido completo que realizamos desde que abandonamos nuestro cuerpo físico tras la muerte hasta que reencarnamos nuevamente en la Tierra. Por tanto, en él hablamos sobre el proceso de la muerte, cómo es el plano astral al que llegamos en primer lugar, cómo es nuestra vida en el mundo espiritual, de qué modo todos estos planos están conectados y cuál es el auténtico sentido de nuestra vida en la Tierra.

 

¿Cuál fue el motivo que te animó a investigar la vida después de la muerte y publicar este libro?
Desde muy joven, el tema de la continuidad de la vida tras la muerte me había llamado especialmente la atención. Aunque era algo que daba por hecho, mi curiosidad era poder entender qué era exactamente ese otro lugar, cómo funcionaba. Las explicaciones que recibía desde nuestra religión mayoritaria no me servían, de modo que durante mi adolescencia y en los primeros años de carrera me acerqué a otras religiones, sectas y grupos filosóficos. Ninguno de ellos me encajaba, había algo que no me terminaba de resonar. Un día llegó a mí, sin buscarlo, el libro de un psiquiatra que trabajaba realizando regresiones a vidas pasadas, y nada más comenzar a leerlo todo me encajó. A partir de entonces comencé a investigar en este terreno, buscando siempre respuestas que me acercaran al conocimiento de la postvida sin influencias ideológicas de ningún tipo.

Existen muchos y muy buenos libros a cerca de la postvida. Sin embargo, cuando algún paciente o algún lector de mi blog me pedía que le recomendase alguno, surgían siempre dos problemas: o los libros eran excesivamente complejos de entender o se enfocaban solo en un aspecto de la postvida. Por tanto, el motivo por el que decidí escribir “Una vida infinita” fue el de poder acercar estar realidad de una manera completa y sencilla, añadiéndole algunos aspectos que iba descubriendo durante mi trabajo en consulta.

 

¿Todas las personas pueden practicar una regresión? ¿Qué precauciones deberíamos tomar antes de experimentar esta técnica?
Sí, cualquier persona puede realizar una regresión a vidas pasadas o al mundo espiritual. No es necesario ningún requisito previo. De hecho, muchos de mis pacientes nunca han realizado meditación, relajación e incluso algunos desconocen casi por completo la realidad de la vida tras la muerte.

La única precaución a tomar es elegir bien al psicoterapeuta que va a realizártela. Hay muchas personas llevando a cabo regresiones, y hay que ser cuidadoso a la hora de seleccionar uno. Es fundamental que el profesional sepa gestionar toda la información y las emociones que van surgiendo durante la sesión. Además, es indispensable que quien te la realice conozca en profundidad el funcionamiento de la vida tras la muerte y no esté influenciado por creencias religiosas o culturales de ningún tipo.

 

 

¿Por qué crees que la gran mayoría de medios de comunicación, comunidad científica e incluso la propia sociedad ridiculiza el estudio del más allá de la muerte?
Investigar de un modo riguroso la postvida no ha interesado nunca al sistema, ya que este se basa en el miedo y la incertidumbre para manejar a la población. Esto no es algo conspiranóico, cualquiera que trabaje en márketing, publicidad o en el ámbito de la psicología sabe la importancia que las emociones tienen, y el modo en el que el sistema las maneja para modificar nuestra conducta. Lo hacen en todos los ámbitos, pero el de la postvida es especialmente relevante. Si realmente todos fuéramos conscientes de nuestra auténtica naturaleza espiritual, muchas de las estructuras sociales que actualmente nos gobiernan ideológicamente dejarían de tener poder. Ridiculizar es el modo más sencillo para acallar aquello que nos molesta o nos da miedo.

Sin embargo, esta tendencia está cambiando en los últimos años. Cada vez hay más investigación en Universidades y hospitales, más psicólogos y psiquiatras incluyendo en sus terapias el aspecto espiritual y una mayor apertura de la sociedad ante este hecho.

 

Para aquellos que no lo conozcan, ¿qué supone el proyecto web Círculo de Búsqueda?
Círculo de Búsqueda surgió en 2009 como un pequeño blog en el que iba publicando las investigaciones que realizaba, tanto propias como a través del estudio de otros autores. La idea era similar a la del libro, acercar la realidad de la postvida del modo más exacto y sencillo posible. El número de lectores creció rápidamente, y muchos comenzaron a pedir un lugar en el que poder tener una mayor interacción, de ahí surgió la comunidad de Círculo de Búsqueda en Facebook. Desde el inicio hasta hoy, el proyecto sigue siendo el mismo: expandir este conocimiento de un modo comprensible para que llegue a aquellos que lo están buscando.

 

¿Son necesarios el verdadero mal, la enfermedad extrema y la tristeza para nuestra evolución dentro del “sistema”? ¿O un error del “sistema”? Si el karma existe para todos, ¿crees que también se le aplica al “creador”? Al fin y al cabo, él sería el responsable directo de todos los horrores que existen en la realidad que ha creado…
Para poder evolucionar como almas necesitamos experiencias. En el mundo espiritual todo es prácticamente perfecto, y cuando todo está bien hay aprendizajes fundamentales que no podemos realizar. Reencarnar en la Tierra es una decisión que tomamos como almas precisamente por nuestra necesidad de aprender y evolucionar a través de las experiencias que este mundo material ofrece.

Una de estas experiencias que tenemos en la Tierra y no el mundo espiritual es precisamente la de dualidad. Aquí hay mal y bien, enfermedad y salud, tristeza y alegría… y hay una porque está la otra. Podemos apreciar una porque está su contraria. El auténtico problema no es que existan aspectos aparentemente negativos, el problema es que no hemos entendido su significado espiritual, su para qué.

El “sistema” o plan espiritual general no tiene fallos. Nosotros, con nuestro libre albedrío, sí podemos fallar al malinterpretar la vida física, al olvidar lo que somos, generando un sufrimiento innecesario en nosotros mismos y en los demás. Con todo, no siempre lo que parece un fallo lo es. En cuanto al karma, es un concepto que se ha malinterpretado muchas veces como castigo. Y no es en absoluto un castigo, es un método de aprendizaje evolutivo a través del equilibrio. Para aprender verdaderamente lo que has generado en otro, tienes que experimentarlo tú. Así es como puedes aprender verdaderamente de tus fallos y trascenderlos. Sobre si el karma es aplicable al creador, aquí hay que tener algo muy presente. El creador, el Uno, no es un ser externo y ajeno a nosotros. Es nosotros. Se le llama el Uno no porque sea el primero, sino porque en realidad solo hay uno.

 

El ser humano es rebelde o sumiso, ¿por qué crees que la gran mayoría de gente acepta la existencia de un Dios y ofrece su total sumisión?
Aquí hay varios conceptos fundamentales que son importantes aclarar. Como he comentado anteriormente, Dios, el Uno, no es un ser ajeno a nosotros porqué Es nosotros. Cuando alguien ofrece su total sumisión a Dios, ¿a qué dios la está ofreciendo? Habitualmente está ofreciendo su sumisión a una persona o institución que dice hablar en nombre de ese dios. Y no pasa nada, a lo largo de nuestra historia como humanidad siempre ha sido así y hay personas que encuentran paz en esto, pero no es la realidad.

 

 

¿No existe el espíritu crítico y la petición de “ajuste de cuentas” con el “creador” una vez muertos? Hay gente que ha sufrido mucho, y precisamente muy agradecidos no pueden estar con él (si es que existe). ¿Crees que se nos desactiva nuestra parte crítica y pasamos a ser manipulables una vez estamos en el plano astral?
Una vez muertos, el primer lugar al que llegamos es el plano astral. Ahí mantenemos las mismas creencias, emociones y apegos que teníamos durante nuestra vida en la Tierra. Por tanto, claro que hay personas que al llegar a este lugar están enfadadas o frustradas con su concepto de “creador”, tal y como sucede en la Tierra. De hecho, en algunas de las regresiones que he realizado hay pacientes que al acceder a sus recuerdos en el astral se ven enfadados, frustrados o tristes.

Sin embargo, pasado un tiempo, esas emociones suelen ir desintegrándose, ya que pertenecen únicamente al campo del plano físico y astral. Nadie nos manipula, es nuestra propia consciencia la que las va disipando. Comenzamos a comprender lo que ha sido realmente nuestra experiencia en la Tierra y cuál es nuestra auténtica naturaleza como almas, y esa realidad nos va liberando de cualquier energía emocional pesada. Una vez que esto ha sucedido, ascendemos hacia el siguiente lugar de existencia, llamado “plano mental” (al que me suelo referir como “mundo espiritual”). Y ahí, de nuevo en nuestro hogar, toda la experiencia terrestre cobra su auténtico sentido.

De hecho, ya no es solo eso. Es que desde el mundo espiritual hemos planificado la vida que íbamos a tener en la Tierra. Nosotros como almas, junto a Guías y Maestros encargados de orientarnos en esto, elegimos las experiencias, personas y demás aspectos relevantes de la que será nuestra vida en el plano físico. Esto es algo que en muchas ocasiones puede verse en las regresiones y resulta muy revelador para el paciente, cuando recuerda cómo y por qué eligió determinadas situaciones que ahora está experimentando. De hecho, en el libro le dedico un apartado completo a este tema.

 

Indicas que el bajo astral ha sido confundido por las religiones como el infierno, y que las almas que van allí no son castigadas por nadie, sino por sus propios recuerdos y acciones. ¿El morir nos da una visión diferente de nuestra vida? La historia ha demostrado que a muchos malos de verdad poco les ha importado el mal que han hecho en vida…
El bajo astral es la región con la energía más densas que existe en todos los planos de existencia que conocemos. Como hemos visto, tras la muerte todos vamos en primer lugar al plano astral, pero cada uno iremos a la región que nos corresponde por vibración. Quienes han acumulado a lo largo de su vida intensas vibraciones negativas a través de sus emociones, se dirigen a este lugar. Cuando en las regresiones alguno de mis pacientes ha accedido a sus recuerdos en esta región (algo poco frecuente, porque no es habitual que una persona vaya allí tras la muerte), sin duda el lugar que describe es especialmente desagradable. Pero no es el infierno que cuentan las religiones.

No hay nadie externo a nosotros que nos castigue, somos nosotros mismos quienes nos producimos el sufrimiento a través de nuestras emociones y pensamientos. Aquí es importante aclarar que por muy baja que sea la zona astral a la que vayamos, tarde o temprano salimos de ella y continuamos nuestros acenso hacia los planos superiores.

El morir nos da una visión diferente de la vida, completamente. Pero esto no sucede de inmediato. Sí se hace evidente tras desencarnar que la muerte no existe, porque ves desde fuera tu cuerpo físico muerto sobre la cama y entiendes entonces que no hay muerte, pero no hay mucho más entendimiento en esos momentos. Es a medida que avanzamos por el astral, y especialmente cuando llegamos al mundo espiritual, cuando nuestra visión de la vida cambia por completo.

Sobre la última cuestión, es cierto que la historia ha demostrado que mucha gente que ha generado un dolor extremo a otros no les ha importado en absoluto. Pero eso nos lo demuestra la historia del mundo físico. En el mundo espiritual sí les importa muchísimo a todos los niveles, porque aunque no existe el castigo, sí hay consecuencias.

 

¿Cuándo soñamos podemos vivir experiencias similares al “plano mental” donde viven las almas desencarnadas?
Hay diferentes tipos de sucesos que nos pasan mientras dormimos. Por un lado están los sueños producidos por la mente física y por otro los contactos reales que podemos tener con otros planos de existencia. En relación a estos últimos, lo habitual es que los contactos se produzcan con el plano astral debido a la cercanía que tiene con el mundo físico, pero los contactos con el plano mental mientras dormimos son mucho menos frecuentes.

 

 

¿Nos reencarnamos o nos hemos reencarnado previamente en forma animal o extraterrestre, o solamente como humanos?
Como animales no reencarnamos, ya que pertenecemos a líneas evolutivas diferentes. Sin embargo, sí es relativamente frecuente que además de reencarnar como seres humanos en la Tierra, en otras vidas hayamos reencarnado o vayamos a reencarnar en otros planetas, con otros cuerpos. Esto siempre dependerá de las necesidades de aprendizaje y evolución que necesitemos.

 

¿Después de estudiar multitud de regresiones, casos reales y testimonios, le tienes miedo a la muerte?
No, a la muerte en sí no le tengo miedo. Después de todo lo que he podido investigar y comprobar por mí mismo, no tengo la menor duda de que la muerte física es solo el paso de un lugar de existencia a otro.

 

¿Cuál sería tu consejo para todas aquellas personas que han perdido un ser querido?
Que profundicen en el conocimiento de la vida tras la muerte. Conocer lo que le ha sucedido realmente a su ser querido tras desencarnar, comprender que continúa vivo y saber dónde se encuentra ayuda muchísimo a eliminar la incertidumbre que suele incrementar nuestro estado de duelo. Pero que profundicen bien, que lean a autores o acudan a psicólogos de duelo que investiguen y sepan a cerca de esto sin ningún tipo de influencias religiosas, culturales o políticas que los desvíen de la realidad. Precisamente en mi trabajo como psicólogo de duelo, he podido comprobar perfectamente que el conocer la vida tras la muerte produce un gran alivio al eliminar la incertidumbre. No va a quitarte tu dolor, esa es una experiencia evolutiva que como alma tienes que transitar en la Tierra, pero sin duda supone una ayuda fundamental.

 

Sigue leyendo

Trending