Boxeo de 8 bits, un viaje al pasado para redescubrir los mejores simuladores para MSX

 

Si hay dos deportes que se han intentado llevar, desde un principio, a los sistemas electrónicos de entretenimiento son, sin lugar a dudas, el fútbol y el boxeo. En cuanto a los simuladores de fútbol, ​​posiblemente algún día me ponga a escribir sobre los videojuegos pioneros en esta temática y las dificultades que suponía para los programadores de sistemas de 8 bits colocar 22 jugadores moviéndose al mismo tiempo por la pantalla y dotar -los de una mínima inteligencia a cada uno de ellos. En cuanto al boxeo, al tratarse de un deporte individual donde sólo dos contrincantes se dedican a repartirse tortas como si no hubiera un mañana, podría parecer que sería mucho más sencillo a la hora de plasmarlo en píxeles, sonidos, luces y sombras … sobre todo sombras.

Primero, situémonos. Olvidémonos de lo que conocemos hoy en día como juegos de boxeo con sus gráficos espectaculares, velocidad de movimientos, expresiones faciales, efectos de luz, voz de comentarista en directo y unos mandos con 12 botones y 2 palancas de control cada uno. Ahora hacemos un ejercicio nostálgico y viajamos a la primera mitad de los años ochenta, y para los que no hayan vivido esa época, tienen que imaginar, si pueden, unas máquinas con un máximo de 128Kb y unas palancas de control (joysticks) que como mucho tenían 2 botones. ¿Ya? ¿Seguro? ¡Pues vamos!

 

 

Retrocedemos treinta y siete años atrás y aterrizamos en 1983. Desde la aparición del primer juego arcade de boxeo a cargo de Sega con “Heavyweight Champ 1976, encontramos pocas referencias sobre videojuegos de boxeo destinados al entretenimiento familiar, entre ellas , la más destacable es el Boxing programado por Activision en 1980 para la consola Atari 2600.

De ahí salió una agradable sorpresa “Heavy Boxing” de Takara y Hal Laboratory para los ordenadores MSX de primera generación. Con una sencillez gráfica que roza la austeridad monástica con respecto a los diseños de los sprites y la utilización del color, se nos presenta un ring blanco como pista de hielo en perspectiva isométrica en la que los dos contrincantes se pueden mover (patinando) po todo el cuadrilátero en todas direcciones. Aparte de moverse, el jugador deberá golpear el botón de tiro para tirar los puños contra su rival y mantenerlo pulsado para adoptar una posición de defensa. El juego se puede ganar por KO, si conseguimos que el contrincante no se levante antes de terminar la cuenta hasta 10 o bien por puntos al finalizar todos los rounds. Entre ronda y ronda los personajes irán a su rincón y recuperarán un poco su barra de energía.

Los movimientos son robóticos y poco cuidadosos y hay momentos en los que parece que los personajes estén flotando por el ring. El público que rodea el ring es una sombra anecdótica que se va moviendo de forma aleatoria. La música que suena de manera constante durante la partida (y que no hay forma de anular) amenaza a la vuelta al mismo jugador por agotamiento mental. “Heavy Boxing” fue el primer juego de boxeo para MSX y el único que ha intentado ser un simulador estricto de este deporte. Era de agradecer la posibilidad de dos jugadores a la vez, ya que hacía mucho más interesantes las partidas y la durabilidad del juego.

 

 

El 1985 fue un año productivo en cuanto a videojuegos de boxeo compatibles con el estándar japonés. Hasta 4 llegaron a publicarse ese año, cada uno de ellos con sus propias características y diferente sistema de juego. Arrancamos con el más popular de todos: el “Konami’s Boxing“. La “gran K” programó este videojuego de boxeo dejando atrás la simulación y añadiendo una buena cantidad de arcade. En una vista lateral del ring del Konami Stadium, los jugadores sólo pueden ir adelante y atrás, pero con la novedad de poder aplicar 4 tipos diferentes de golpes (uppercut, jab, directo y golpe en el estómago) y esquivar los ataques cubriéndolo o retirando el cuerpo hacia atrás dependiendo de la combinación de teclas realizada. El juego también contiene lo que en su momento era la marca de la casa de Konami: utilización máxima del color, diseño impecable de los personajes para la época en la que nos encontramos y la utilización de un imaginario constante en los juegos de Konami , en este caso contamos con la presencia de los Moais de la Isla de Pascua.

También incorpora 6 contrincantes diferentes. De hecho, son 3, ya que los 3 últimos son una repetición de los 3 primeros con unas pequeñas variaciones gráficas. Eso si, a medida que vamos derrotando luchadores estos se van volviendo más rápidos y resistentes. Hay que decir que el toque arcade convierte este videojuego en un verdadero “machaca-botones” y que, a pesar de la habilidad del jugador, el azar tiene mucho que decir a la hora de decantar la victoria hacia el lado del jugador o hacia al de la máquina. El juego incorpora la aparición momentánea del árbitro del combate y un público estático que sólo se mueve cuando un boxeador va por tierra. En cuanto a los puntos de energía, estos se van recuperando poco a poco si los rivales se mantienen alejados sin repartir galletas. “Konami’s Boxing” también ofrece la opción de enfrentarnos a un amigo con la opción de dos jugadores.

 

 

Ese mismo año, Pony Canyon (Ponyca para los amigos) transporta el exitoso videojuego de salón recreativo de Sega, Champion Boxing del 1984, al formato doméstico para su consola SG-1000 y para el estándar japonés de primera generación. El concepto, el diseño y la programación de este juego fue a cargo de un nuevo empleado que acababa de entrar a trabajar en la compañía: Yu Suzuki, programador que más tarde fue el responsable de grandes éxitos de Sega como el mítico “Out Run”, “After Burner”, “Dynamite Dux” o “Virtua Fighter”. También participó en la creación de este videojuego la diseñadora de gráficos Rieko Kodama, responsable, entre otros, de “Alex Kidd”, “Altered Beast” o “Sonic the Hedgehog”. El juego, al igual que el “Konami’s Boxing”, nos presenta una vista lateral del cuadrilátero, por lo que ya sabemos que nuestro personaje sólo podrá moverse adelante y atrás. A pesar de esta similitud con el juego de Konami, “Champion Boxing” ofrece un sistema de juego bastante diferenciado ofreciendo una mayor dosis de simulador y disminuyendo el aspecto arcade. Este planteamiento del sistema de juego deja un poco más de tiempo a la reflexión para la estrategia a aplicar y evita la necesidad de destrozar el teclado como pasaba con el “Boxing de Konami.

Tres son los golpes que podemos propinar a nuestro contrincante ataviado con unos carismáticos pantalones de cuello alto: straigh, jab y upper. Pero la gran diferencia radica en que no vamos a utilizar una combinación de teclas para aplicar cada uno de estos golpes sino que, con el botón B, escogeremos el tipo de golpe y el espeta con el botón A. Con el movimiento arriba y abajo podemos dirigir cada tipo de golpe de forma más alta o más baja dependiendo de la guardia de nuestro rival. Hablando de guardia, ésta también se puede subir o bajar con el movimiento arriba y abajo de nuestro joystick o cursores. Los personajes también recuperan energía cuando están alejados y la victoria se puede conseguir por KO técnico, para hacer caer al rival 3 veces en la misma ronda o por puntos al finalizar el combate. Gráficos coloridos con un diseño más bien cómico que se mueven suave, rápido y correctamente con una excelente respuesta a las órdenes dadas por el jugador. Escenario lleno con un público dinámico en constante movimiento y aparición del árbitro de forma espontánea tal como sucedía con la versión de Konami. Además, Rieko Kodama añadió su toque humorístico haciendo aparecer un gorrión en caso de ganar el combate y un pingüino en caso de perderlo. Cosas de los japoneses …

 

 

En el ámbito nacional también se quiso poner cucharada y Dinamic publica “Rocky aprovechando el empuje que las películas de Stallone estaban dando a este deporte en nuestro país. “Rocky” es un juego bastante mediocre en el que se nos presenta al protagonista visto desde su trasero. Un tapón que se enfrenta a un luchador rival bastante más dotado para el boxeo y, seguramente, para cualquier otra cosa que se proponga. El juego, estático, sin movimiento, música ni color es un paso (siete u ocho) atrás una vez visto lo que nos han ofrecido Konami y Sega con sus respectivas producciones. Nuestro enclenque protagonista tendrá que enfrentarse a diferentes luchadores con nombres tan ocurrentes como Ted-Mataré, Cimbel-Lin, Jansen Sino o Fighter Bull.

El gráfico que representa el rival será siempre el mismo y sólo cambiará la ficha que aparece a pie de pantalla. Las acciones son bastante limitadas: golpe con la derecha, golpe con la izquierda, proteger con la derecha y proteger con la izquierda. Dinamic presenta este fiasco de juego en un intento de copiar la famosa recreativa “Punch Out” pero con unas limitaciones no sólo tecnológicas, sino que también carecen de habilidad a la hora de programar y de ideas. Por supuesto, Dinamic no pagó la correspondiente licencia para utilizar el nombre de “Rocky por su videojuego de lucha, así que cuando éste fue exportado a Europa, con unas leyes bastante más restrictivas en este tipo de prácticas, tuvieron que rebautizarlo como Rocco. Francamente, una de esas manchas oscuras de la llamada edad dorada del software español, de la que sólo podemos aprovechar la maravillosa ilustración que acompañaba la cinta de casete de la enorme Alfonso Azpiri.

 

 

Acabamos el repaso de 1985 con la sorpresa del año. Sorpresa rotunda por dos cuestiones bien extraordinarias: 1) no se trata ni de un juego japonés ni americano, países donde el boxeo causa furor. Si no que se trata de un juego europeo. Inglés para ser más precisos. 2) Los creadores de este videojuego no son otros que los chicos de Alligata Software, los mismos responsables del “Who Dares Wins II del que ya he hablado en este medio. Así que, sin previo aviso, Alligata nos regala un juego de boxeo exclusivo por el sistema MSX de primera generación: “3D Knockout!” Mientras que el resto de sistemas de entretenimiento gozaban del “Knockout! de Alligata que ofrecía una vista lateral al estilo del “Konami’s Boxing, la compañía retrocedió dos años atrás y recuperó la perspectiva isométrica del “Heavy Boxing” para crear una falsa sensación tridimensional en el que posiblemente es el mejor juego de boxeo por el sistema MSX de primera generación a pesar de sus carencias gráficas. Alligata vuelve a los orígenes sacando completamente el ingrediente arcade para centrarse de nuevo en la simulación. El movimiento es mucho más rápido que en el “Heavy Boxing” y la respuesta de los sprites mucho más rápida y consecuente con la combinación de teclas. Si no pulsamos el botón de tiro, nuestro personaje irá con la guardia alta pero aún así, los golpes encajados nos restarán energía.

Dependiendo de la dirección que elegimos al pulsar el botón de acción nuestro luchador propinará un tipo de golpe u otro. Repartir guantazos también nos restará energía. Esta la podemos recuperar durante el asalto alejándonos del adversario o en el descanso entre ronda y ronda. Cuando un luchador es abatido, el rival se retira automáticamente a su rincón. “3D Knockout!”, ofrece un decorado estático, amarillento, donde sólo destaca el color de las bragas de cada uno de los boxeadores: azul para uno y rojo por el otro. No tenemos árbitro y la cuenta hasta 10 se muestra en un lateral de la pantalla mientras el jugador intenta reanimar a su luchador golpeando frenéticamente los cursores o moviendo la palanca de juego en todas direcciones. La estrategia es primordial a medida que vamos venciendo nuestros contrincantes: ataque frontal y directo, mantener la distancia, arrinconó contra las cuerdas, bailar alrededor del contrario … las posibilidades son enormes en este sencillo pero efectivo videojuego de Alligata.

 

 

Saltamos a 1989 donde aparecerá el juego de boxeo más efectivo por el sistema MSX, esta vez para la segunda generación del estándar. Sony publica “Family Boxing“, una conversión de la recreativa “King of Boxer” de Namco y que fue exportado a occidente bajo el nombre de “Ring King”. Continuamos con la perspectiva isométrica con dos luchadores bailando por todo el ring con un diseño más bien cómico. Los golpes y las defensas se realizan con diferentes combinaciones de los cursores o la palanca de juego con la particularidad de poder enganchó un golpe especial si el jugador pulsa el botón de ataque en el momento preciso y en la distancia correcta. Estos golpes especiales tienen la calidad de tirar al contrincante al otro lado del ring y causar un KO técnico de una solo golpe. Los gráficos que conforman este juego dan un salto cualitativo estremecedor si lo comparamos a lo que hemos visto hasta ahora, con todo, el aspecto de nuestros rivales es siempre el mismo cambiando los colores de pelo, piel y ropa. Mención especial al público que rodea el ring que parece sacado de una película de “Mad Max” con parches en los ojos y espadas en la mano (están chiflados estos japoneses …).

Como novedades destacables decir que este juego incorpora la posibilidad de modificar las habilidades de nuestro luchador pudiendo variar la fuerza de los golpes, la energía y la velocidad. También incorpora un sistema de torneos en el que podrá participar uno o dos jugadores enfrentándose a la máquina e ir avanzando por el árbol de clasificación hasta llegar al combate final. “Family Boxing” es rápido, es gráficamente vistoso, es divertido y combina equilibradamente la ladera de la simulación del deporte del boxeo con el toque justo de suerte (buena o mala) de empalmar o encajar un Supercopa que termine inmediatamente con el combate.

 

 

Acabaremos este repaso en 1990 con un juego de factura nacional a cargo de Opera Soft. Se trata del “Poli Diaz Boxeo“, un intento de trasladar el boxeo a un simulador puro con un sistema de juego enrevesado y difícil de controlar. Sus gráficos monocromáticos chocan frontalmente contra el “Family Boxing” de Sony igual que un tanque blindado chocaría contra una mobylette, y aquí, los chicos de Opera Soft tienen todas las de perder. Perspectiva isométrica y dos muñecos repartiendo tortazos medio de un ring ridículamente pequeño. Combinación de teclas para tirar los diferentes golpes en el modo ataque, misma combinación de teclas para realizar las diferentes defensas y retiradas en el modo defensa. Imposibilidad humana en cuestión de reflejos para combinar el modo ataque y el modo defensa para construir una estrategia decente a la hora de tumbar nuestros rivales. “Poli Diaz Boxeo” nos ofrece la posibilidad de pasear al “potro de Vallecas” por escenarios nacionales, europeos y mundiales donde el protagonista sacará a pasear, al mismo tiempo, sus puños. En el menú de inicio podemos definir la duración de las rondas y número de rondas por combate.

El juego nos llevará a través de un soporífero viaje desde los inicios del luchador, enfrentándonos con un sparring, hasta el campeonato mundial. En todo momento contaremos con la presencia del árbitro sobre el ring que irá desplazándose a posiciones alejadas dependiendo de cómo evolucionen los boxeadores por el terreno de combate. Entre round y round aparecerá una chica ligeramente vestida con el típico cartel que anuncia el número de ronda correspondiente. Por último, mostrar el aspecto más interesante del juego y es que, en la parte baja de la pantalla aparecen las figuras de los dos luchadores en las que se irán iluminando ciertas zonas para indicar la parte del coso donde ha impactado el golpe recibido. “Poli Diaz Boxeo” llega tarde, en pleno declive de los ordenadores domésticos de 8 bits y, a pesar de las buenas ideas que contiene, no llega a unos niveles de calidad mínimos que el usuario exige en mantillas de la década de los 90.

 

 

Hasta aquí mi repaso del que dieron de sí ocho años de videojuegos de boxeo para el sistema MSX. Se programaron muchos más juegos sobre el deporte del boxeo para otros sistemas de entretenimiento de 8 bits, cada uno de ellos con sus propias características como el mítico “Punch Out”, “Frank Bruno’s Boxing“, “Rocky Super Action Boxing“, “Fight Night”, “Barry McGuigan World Championship Boxing“, “Star Rank Boxing“, “Boxing Manager“, “Sierra Championship Boxing” y un largo e inacabable, etcétera. Siempre os recomiendo descargar el emulador BlueMSX si deseais experimentar lo que fueron las producciones de aquella época y los juegos se pueden descargar gratuitamente desde cualquier página especializada.

 

 


Albert Solé Jerez