Clásico del mes, vol. 26: “Grand Theft Auto III”

 

Mientras buena parte de los aficionados a los videojuegos esperaban a principios de siglo las nuevas entregas de las sagas más conocidas, como “Final Fantasy” o “Metal Gear Solid”, el lanzamiento de “GTA III” supuso una revolución de tal magnitud que cogió por sorpresa a crítica y público.

Grand Theft Auto III” llegó a las tiendas el 22 de octubre de 2001, en su versión para PlayStation 2, y se convirtió en el juego más vendido ese año. Aunque provenía de una franquicia que ya contaba con unos años a sus espaldas, no se trataba de una de las más reconocidas ni había sido nunca una “superventas”, como lo sería (y lo sigue siendo) desde esta tercera entrega numerada.

 

 

Su principal atractivo residía en su libertad de acción, ya que ofrecía una ciudad enorme, Liberty City, con total capacidad para robar y conducir cualquier coche, iniciar tiroteos o huir de la policía en cualquier momento. Por el contrario, era posible ceñirse al avance en la historia del juego, que nos proponía cerrar toda clase de tratos con malhechores y mafiosos en un desarrollo no menos intenso y violento.

A diferencia de los anteriores, que apostaban por una vista cenital, “Grand Theft Auto III” lucía una cámara en tercera persona situada tras el personaje, que permitía comprobar cómo la ciudad y su gente estaban “vivas” y reaccionaban a lo que ocurriera a su alrededor. Esta variación de perspectiva ayudó a que las fases de disparos resultasen más inmersivas y a que el componente de acción fuese más acentuado. Aun así, la conducción seguía siendo la protagonista.

 

 

Grand Theft Auto III” sentó las bases del género de la acción en mundo abierto, puso a Rockstar Games en el mapa y, por desgracia, hizo reflotar la controversia entre videojuegos y violencia. Pero gracias a su propuesta jugable, a lo innovador de su presentación y a su guion cuasi cinematográfico se convirtió en uno de los juegos más influyentes de su generación y en uno de los más importantes en el proceso de “madurez” del medio.

Podéis jugarlo en una amplia variedad de sistemas, desde PlayStation 2, Xbox y PC hasta Android, iOS o PlayStation 4.

 


David Pedrós