[Crítica] “The Boys”, cuando no todos los superhéroes son admirables

Los superhéroes siempre han sido un dechado de virtudes: bondad, fortaleza, constancia, honor, principios, empatía, justicia… Al menos así nos los han retratado las grandes editoriales como Marvel o DC Comics. Seres con poderes increíbles que se ponen al servicio del bien para defender a la humanidad de las amenazas causadas por los supervillanos, estos últimos también con grandes poderes pero al servicio del mal. Y una vez descrito al héroe carismático y al malvado ideal, horneamos el binomio perfecto para desarrollar una serie de éxito ya sea en el papel o en la pantalla.

¿Pero qué ocurriría si los héroes no tuvieran tantas virtudes? ¿Qué imagen proyectarían estos seres de luz si cayeran en los mismos infiernos que los simples mortales? ¿Qué pasaría si los superhéroes fueran un producto comercial con el que una empresa se dedica a ganar dinero alquilando sus servicios? Peor aún. ¿Qué sería de los simples mortales si estos héroes se sintieran impunes y nos miraran por encima del hombro?

Todas estas preguntas son la premisa de “The Boys“, un cómic americano publicado por el sello Wildstorm (publicado en España por Norma) con guión de Garth Ennis (The Preacher) y dibujo de Darick Robertson. El estilo de Ennis destaca por el abuso de la violencia, la abundancia de sangre y vísceras, el uso del humor corrosivo y la constancia de palabras malsonantes en sus diálogos. Con “The Boys“, Ennis nos lleva a una distopía del mundo actual donde los superhéroes existen, pero estos, lejos de ser dignos de nuestra admiración, son un compendio de las bajezas humanas más detestables: arrogantes, vagos, soberbios, drogadictos, viciosos, vanidosos, rencorosos, delincuentes… Si a todas estas cartas le añadimos el desprecio que sienten por las personas normales, obtenemos una mano ganadora para convertir la tierra en un feudo y en un coto particular de caza para estas criaturas con poderes inimaginables.

 

 

Ante el caradurismo, el poco respeto hacia las leyes y la total impunidad con la que realizan sus actos abusivos los superhéroes, se ha creado una facción de la CIA, conocida como “The Boys“, que se dedica a parar los pies a estos seres. “The Boys” está formado por un reducido número de hombres y mujeres normales que se dedican a estudiar los puntos débiles de cada uno de los superhéroes y encontrar la mejor manera de mantenerlos a ralla mediante chantaje, extorsión o, directamente eliminándolos. Por supuesto, hay que tener un carácter especial para sobrevivir en esta facción de la CIA y aguantar la presión de estar en el punto de mira de unos seres que son armas de destrucción masiva de por sí.

El sello Wildstorm, propiedad de DC Comics, viendo el carácter antisuperhéroes que estaba tomando la obra, decide cancelar “The Boys” y liberar los derechos para que otra editorial se pueda hacer cargo. Así es como a partir del volumen 7 la serie es editada por Dynamite Entertainment.

 

 

En julio de 2019 Amazon Prime Video lanzó, en exclusiva para sus abonados, la primera temporada de “The Boys“, la cual consta de 8 episodios de alrededor de una hora de duración cada uno. En ella se nos presenta una ciudad de Nueva York defendida por Los Siete. Siete superhéroes  que se han convertido en el símbolo de la metrópolis y que se dedican a defenderla de cualquier tipo de actividad delictiva. Estos superhéroes son:

Patriota: el líder visible de esta banda de justicieros. El perfecto caucásico de gran mandíbula y dentadura perfecta. Controlador y manipulador es incapaz de gestionar las frustraciones y esconde un enorme complejo de Peter Pan.

Reina Maeve: la chica del grupo y totalmente bajo la influencia de Patriota. Una mujer todoterreno dura como el granito. Fuerza, carisma y apoderamiento esconden una personalidad frágil y voluble.

 

 

A-Tren: el hombre más rápido del mundo. Su supervelocidad le ha permitido formar parte de Los Siete, pero los años no pasan en balde y la confianza en sus propias cualidades empieza a decaer, eso le ha convertido en un yonqui del Compuesto V.

Profundo: un patético personaje que está ahí por sus capacidades acuáticas y poder comunicarse con toda la fauna marina. Hombre pez, poco despierto mentalmente hablando, es el hazmerreir del grupo y objeto de bromas, su única esperanza es poder continuar formando parte de Los Siete.

Negro Oscuro: experto en armas y hábil acróbata. El ninja ideal dentro del grupo. Callado e introvertido no pierde el tiempo socializando. Seguro que guarda más de un as bajo la manga.

 

 

Translúcido: el polímero de carbono que forma su piel se endurece como el diamante a parte de desviar la luz y hacerlo invisible. Pervertido que aprovecha sus cualidades para infiltrarse en los lavabos femeninos o en las consultas ginecológicas.

Luz Estelar: la nueva incorporación dentro de Los Siete en sustitución de El Farolero. Llegada a la gran ciudad desde su pequeño pueblo natal de la América profunda, su concepto de la vida, sus principios morales y su doctrina cristiana chocan de frente ante el libertinaje y la doble moral de Los Siete.

Estos siete personajes son la punta de lanza de la corporación Vought, una empresa internacional multimillonaria que tiene a más de 200 héroes en nómina esparcidos por todo el mundo. Vought también explota los derechos de imagen de sus trabajadores realizando películas, series televisivas, parques temáticos y su propia marca personal en productos tan variados como cosmética, cereales o bebidas energéticas. La persona que dirige el cotarro y mantiene a ralla a todos estos personajes es Madelyn Stillwell, vicepresidenta de Vought. También se encarga de dirigir a un tremendo equipo humano cuyas funciones son la investigación, detección y detención de actividades delictivas; controlar la prensa y las redes sociales para hacer subir el número de fans de los héroes y su caché; tapar las más de 100 personas muertas al año que las actividades de los “supers” provocan como daños colaterales y, por supuesto, proteger la reputación de cada uno de ellos y, de rebote, el de la propia empresa.

 

 

Hughie Campbell trabaja en una pequeña tienda de electrodomésticos como chico para todo a la par que hace planes para salir de casa de sus padres e irse a vivir junto con su novia Robin. Sobre esto estaba hablando Hughie con su novia en plena calle cuando, de repente, la chica explota en un estallido de sangre y vísceras debido al impacto supersónico de A-Tren, quien no ha podido esquivarla. El shock inicial va convirtiéndose en sed de venganza a medida que van pasando los días, sobre todo al ver en las noticias como el propio A-Tren se disculpa de forma despreocupada y se escuda detrás de una mentira. Billy Carnicero se pone en contacto con Hughie al saber que este no ha aceptado el talón de 45.000 dólares que Vaught le ofrecía a cambio de su silencio. Carnicero muestra a Hughie una grabación en la que aparece A-Tren burlándose del incidente con Robin y le da la oportunidad de airear los trapos sucios de todos los superhéroes y hacerles pagar por todo el mal que han cometido. Al aceptar, Hughie entra a formar parte del equipo junto al propio Carnicero, un agente de la CIA que pertenece a una sección especial que investiga los crímenes cometidos por los superhéroes; Frenchie, un experto en armas de todo tipo; Leche Materna (LM), un afroamericano con la misma línea de pensamiento que Carnicero y, finalmente, Kimiko, una mujer con superpoderes que reniega de su condición.

Este equipo, que vigilará de cerca a los superhéroes, sobre todo a los que forman el grupo de Los Siete, irá descubriendo como son de profundas las ramificaciones de la Corporación Vought y sus ambiciones de controlar la política y el ejército. Por otro lado darán con una extraña substancia llamada Compuesto V, que parece ser el principio y el fin de las habilidades especiales de todos los superhéroes.

 

 

The Boys” es una serie diferente de héroes, que esta vez hacen el papel de malos de la película. A ritmo de canciones pop, rock, soul, blues o punk desfilan ante nuestros ojos las escenas de acción, aliñadas con una buena dosis de efectos especiales, diálogos inteligentes y un humor no apto para todas las sensibilidades. Estos elementos son, al fin y al cabo, las grandes bazas que definen esta producción. Visualmente impecable y con una ambientación logradísima, “The Boys” sobresale por encima de otras series del mismo estilo (Agents of SHIELD, Inhumans, The Gifted) sobre todo por la mordaz crítica social que contiene. La aversión hacia las grandes multinacionales y su juego sucio. El lavado de cara que los publicistas y asesores de imagen hacen a los políticos. Los abusos y las incongruencias que existen en cualquier religión. El secretismo y el tráfico de influencias en las farmacéuticas… Las divertidas peleas y discusiones entre los propios miembros del equipo de “The Boys” son una clara muestra de cómo la cultura pop de los 80 y 90 ha inspirado a Ennis a lo largo de su trabajo y contrastan con la seriedad, el protocolo y la pompa y el boato de las escenas donde aparecen los superhéroes. Superhéroes que causaron polémica en su momento pues encontramos, en su diseño, referencias claras de muchos personajes del universo DC como Flash, Wonder Woman, Acuaman o el propio Superman. Esto también ayudó a que DC Comics cancelara la serie en su sexto volumen.

Amazon Prime Video anuncia una segunda temporada de “The Boys” que se estrenará a nivel mundial para todos sus abonados a partir del próximo 4 de septiembre. Y aunque esta segunda temporada todavía no se ha estrenado, “The Boys” se ha convertido en la niña de los ojos de Amazon pues ya se está anunciando el rodaje de una tercera tanda de episodios. Volviendo al presente, aun tenemos un poco de tiempo para ver la primera temporada e irnos preparando para la segunda que está, ya, a punto de caer. Y para los que ya la hayamos visto en su momento, no está mal darle un repaso para ver cómo fueron las cosas y que asuntos s dejaron pendientes para esta segunda tanda de episodios, la cual promete nuevas incorporaciones. ¿A que estáis esperando? ¡Corred insensatos o os arrepentiréis!

 

 


Albert Solé Jerez
www.japaniums.blogspot.com