El caso Deep Prasad, el científico que contactó con extraterrestres

 

El año 2019 un joven y brillante físico e ingeniero, experto en computación cuántica, llamado Deep Prasad, vivió una experiencia que le cambió el modo de pensar y entender el universo. Fue a plena luz del día, cuando estaba en su cuarto y de repente sintió que su cuerpo estaba paralizado al tiempo que percibió la presencia de tres seres, tres extrañas entidades que le transmitieron una serie de símbolos.

Prasad nació en la India, pero reside actualmente en Canadá. Trabaja estrechamente con calificados ingenieros de corporaciones como Lockheed Martin, NASA y Tesla.  A pesar de que pone en riesgo su reputación como científico, ha publicado recientemente en una red social una experiencia de contacto con alienígenas en el que ha recibido mensajes en un idioma desconocido.

Deep Prasad afirma lo siguiente: “cerca del comienzo de este año (precisamente el 1° de febrero), tuve la experiencia más absurda y revolucionaria de mi vida. Sucedió a plena luz del día, en mi casa. Los detalles más específicos serán para otro momento, cuando tenga una mejor seguridad en la red y pueda explayarme más. Pero, para decirlo de una manera simple, estaba paralizado contra mi voluntad, no podía casi moverme. Vi tres entidades que parecían muy persistentes y que proyectaron cientos o quizá miles de frases y párrafos en un lenguaje que parecía la unión del japonés y de jeroglíficos egipcios. Me sentí tan aterrorizado que apenas podía moverme, mientras permanecía incrédulo frente a lo que estaba ocurriendo. Sin embargo, podía pensar claramente, haciéndome muchas preguntas: ¿Estas cosas eran realmente reales? ¿Esto realmente está sucediendo? ¿Están listos mi familia y mis amigos para esto, si alguna vez les sucede? ¿Acaso van a matarme? ¿Cómo les transmito que no quiero morir y que no soy una amenaza para ellos? Al mismo tiempo, estaba intentando encontrar algún sentido a los símbolos. Fue increíblemente frustrante no poder descifrarlos, no poder comprenderlos y traducirlos; las frases y los párrafos seguían cambiando rápidamente, y la única palabra comprensible que vi al menos tres veces en inglés decía ‘ADN’”.

El joven científico sigue cuestionándose qué pudo llegar a vivir. “Esto significó que, fuera quien o lo que fuese que estaba poniéndome en ese trance, que estuviera haciendo esto, inclusive si fue mi cerebro, entendió claramente el idioma inglés, pero por alguna razón estaba eligiendo no usarlo para todo”.