Entrevista con Joaquín Cámara, psicoterapeuta y autor de “Una vida infinita”

 

Seguramente la inmensa mayoría de seres humanos nos hemos preguntado alguna vez, ¿qué hay después de la muerte? Una pregunta que ha intentado ser respondida desde tiempos inmemoriales por multitud de religiones y teologías, y que ha inspirado estudios científicos de todo tipo y naturaleza, que a la vez han sido ridiculizados de forma compulsiva por el poder, los grandes medios de comunicación y por la propia comunidad científica.

Pero con el inicio del siglo XXI la evolución de nuestra sociedad y tecnología, y por supuesto la irrupción de Internet, han ayudado a sentar las bases definitivas de esta gran búsqueda para encontrar las primeras respuestas racionales y científicas.

El psicoterapeuta Joaquín Cámara, con su libro “Una vida infinita” (Best Seller Internacional de Amazon), nos muestra el viaje completo que realizamos tras la muerte, explicando detalladamente cómo es nuestra vida en el mundo espiritual y la influencia que ella tiene en nuestra actual vida en la Tierra. Su investigación se basa en ejemplos reales recogidos por el mismo a través de regresiones con sus pacientes, sin ningún tipo de influencia religiosa o filosófica. Además, en esta obra también se abordan dos temas estrechamente relacionados con la muerte: el acompañamiento a personas moribundas y el proceso de duelo, desde una perspectiva psicoespiritual.

Joaquín Cámara es licenciado en Psicología y Especialista en Intervención psicológica en procesos de Duelo en la Universidad de Murcia, además de especializarse en Psiquiatría en la vida cotidiana en la Universidad Internacional del Mar, entre otros estudios destacados. Actualmente dirige la Comunidad «Círculo de Búsqueda» (con más de 4.900 miembros), es editor de los blogs «Círculo de Búsqueda» (con más de 1.400.000 lectores) y «Triom Blog» (más de 250.000 lectores), y ofrece sus servicios como psicoterapeuta en Triom Psicoterapia.

 

 

¿Crees en alguna forma de divinidad?
Tengo la certeza de que lo que mis pacientes experimentan a lo largo de sus regresiones y conexiones espirituales a través de hipnosis es real. Y no solo porque lo experimenten delante de mí, sino porque todos los terapeutas que nos dedicamos a este ámbito encontramos los mismos resultados, los cuales nos indican sin género de dudas que la vida continúa tras la muerte en diferentes planos de existencia.

Por lo que he visto a través de la experiencia y he podido investigar de otros autores muchos más avanzados, no me cabe la menor duda de que detrás de nuestra existencia está Dios, pero no el concepto de Dios al que estamos acostumbrados en nuestra cultura. Para mí, la explicación más acertada en torno a la creación es la que nos dice que todo lo que existe en el universo es una creación mental originada y mantenida en la Mente del Uno.

 

¿Qué puede encontrar el lector en las páginas de “Una vida infinita”?
A lo largo del libro, el lector podrá conocer en profundidad el recorrido completo que realizamos desde que abandonamos nuestro cuerpo físico tras la muerte hasta que reencarnamos nuevamente en la Tierra. Por tanto, en él hablamos sobre el proceso de la muerte, cómo es el plano astral al que llegamos en primer lugar, cómo es nuestra vida en el mundo espiritual, de qué modo todos estos planos están conectados y cuál es el auténtico sentido de nuestra vida en la Tierra.

 

¿Cuál fue el motivo que te animó a investigar la vida después de la muerte y publicar este libro?
Desde muy joven, el tema de la continuidad de la vida tras la muerte me había llamado especialmente la atención. Aunque era algo que daba por hecho, mi curiosidad era poder entender qué era exactamente ese otro lugar, cómo funcionaba. Las explicaciones que recibía desde nuestra religión mayoritaria no me servían, de modo que durante mi adolescencia y en los primeros años de carrera me acerqué a otras religiones, sectas y grupos filosóficos. Ninguno de ellos me encajaba, había algo que no me terminaba de resonar. Un día llegó a mí, sin buscarlo, el libro de un psiquiatra que trabajaba realizando regresiones a vidas pasadas, y nada más comenzar a leerlo todo me encajó. A partir de entonces comencé a investigar en este terreno, buscando siempre respuestas que me acercaran al conocimiento de la postvida sin influencias ideológicas de ningún tipo.

Existen muchos y muy buenos libros a cerca de la postvida. Sin embargo, cuando algún paciente o algún lector de mi blog me pedía que le recomendase alguno, surgían siempre dos problemas: o los libros eran excesivamente complejos de entender o se enfocaban solo en un aspecto de la postvida. Por tanto, el motivo por el que decidí escribir “Una vida infinita” fue el de poder acercar estar realidad de una manera completa y sencilla, añadiéndole algunos aspectos que iba descubriendo durante mi trabajo en consulta.

 

¿Todas las personas pueden practicar una regresión? ¿Qué precauciones deberíamos tomar antes de experimentar esta técnica?
Sí, cualquier persona puede realizar una regresión a vidas pasadas o al mundo espiritual. No es necesario ningún requisito previo. De hecho, muchos de mis pacientes nunca han realizado meditación, relajación e incluso algunos desconocen casi por completo la realidad de la vida tras la muerte.

La única precaución a tomar es elegir bien al psicoterapeuta que va a realizártela. Hay muchas personas llevando a cabo regresiones, y hay que ser cuidadoso a la hora de seleccionar uno. Es fundamental que el profesional sepa gestionar toda la información y las emociones que van surgiendo durante la sesión. Además, es indispensable que quien te la realice conozca en profundidad el funcionamiento de la vida tras la muerte y no esté influenciado por creencias religiosas o culturales de ningún tipo.

 

 

¿Por qué crees que la gran mayoría de medios de comunicación, comunidad científica e incluso la propia sociedad ridiculiza el estudio del más allá de la muerte?
Investigar de un modo riguroso la postvida no ha interesado nunca al sistema, ya que este se basa en el miedo y la incertidumbre para manejar a la población. Esto no es algo conspiranóico, cualquiera que trabaje en márketing, publicidad o en el ámbito de la psicología sabe la importancia que las emociones tienen, y el modo en el que el sistema las maneja para modificar nuestra conducta. Lo hacen en todos los ámbitos, pero el de la postvida es especialmente relevante. Si realmente todos fuéramos conscientes de nuestra auténtica naturaleza espiritual, muchas de las estructuras sociales que actualmente nos gobiernan ideológicamente dejarían de tener poder. Ridiculizar es el modo más sencillo para acallar aquello que nos molesta o nos da miedo.

Sin embargo, esta tendencia está cambiando en los últimos años. Cada vez hay más investigación en Universidades y hospitales, más psicólogos y psiquiatras incluyendo en sus terapias el aspecto espiritual y una mayor apertura de la sociedad ante este hecho.

 

Para aquellos que no lo conozcan, ¿qué supone el proyecto web Círculo de Búsqueda?
Círculo de Búsqueda surgió en 2009 como un pequeño blog en el que iba publicando las investigaciones que realizaba, tanto propias como a través del estudio de otros autores. La idea era similar a la del libro, acercar la realidad de la postvida del modo más exacto y sencillo posible. El número de lectores creció rápidamente, y muchos comenzaron a pedir un lugar en el que poder tener una mayor interacción, de ahí surgió la comunidad de Círculo de Búsqueda en Facebook. Desde el inicio hasta hoy, el proyecto sigue siendo el mismo: expandir este conocimiento de un modo comprensible para que llegue a aquellos que lo están buscando.

 

¿Son necesarios el verdadero mal, la enfermedad extrema y la tristeza para nuestra evolución dentro del “sistema”? ¿O un error del “sistema”? Si el karma existe para todos, ¿crees que también se le aplica al “creador”? Al fin y al cabo, él sería el responsable directo de todos los horrores que existen en la realidad que ha creado…
Para poder evolucionar como almas necesitamos experiencias. En el mundo espiritual todo es prácticamente perfecto, y cuando todo está bien hay aprendizajes fundamentales que no podemos realizar. Reencarnar en la Tierra es una decisión que tomamos como almas precisamente por nuestra necesidad de aprender y evolucionar a través de las experiencias que este mundo material ofrece.

Una de estas experiencias que tenemos en la Tierra y no el mundo espiritual es precisamente la de dualidad. Aquí hay mal y bien, enfermedad y salud, tristeza y alegría… y hay una porque está la otra. Podemos apreciar una porque está su contraria. El auténtico problema no es que existan aspectos aparentemente negativos, el problema es que no hemos entendido su significado espiritual, su para qué.

El “sistema” o plan espiritual general no tiene fallos. Nosotros, con nuestro libre albedrío, sí podemos fallar al malinterpretar la vida física, al olvidar lo que somos, generando un sufrimiento innecesario en nosotros mismos y en los demás. Con todo, no siempre lo que parece un fallo lo es. En cuanto al karma, es un concepto que se ha malinterpretado muchas veces como castigo. Y no es en absoluto un castigo, es un método de aprendizaje evolutivo a través del equilibrio. Para aprender verdaderamente lo que has generado en otro, tienes que experimentarlo tú. Así es como puedes aprender verdaderamente de tus fallos y trascenderlos. Sobre si el karma es aplicable al creador, aquí hay que tener algo muy presente. El creador, el Uno, no es un ser externo y ajeno a nosotros. Es nosotros. Se le llama el Uno no porque sea el primero, sino porque en realidad solo hay uno.

 

El ser humano es rebelde o sumiso, ¿por qué crees que la gran mayoría de gente acepta la existencia de un Dios y ofrece su total sumisión?
Aquí hay varios conceptos fundamentales que son importantes aclarar. Como he comentado anteriormente, Dios, el Uno, no es un ser ajeno a nosotros porqué Es nosotros. Cuando alguien ofrece su total sumisión a Dios, ¿a qué dios la está ofreciendo? Habitualmente está ofreciendo su sumisión a una persona o institución que dice hablar en nombre de ese dios. Y no pasa nada, a lo largo de nuestra historia como humanidad siempre ha sido así y hay personas que encuentran paz en esto, pero no es la realidad.

 

 

¿No existe el espíritu crítico y la petición de “ajuste de cuentas” con el “creador” una vez muertos? Hay gente que ha sufrido mucho, y precisamente muy agradecidos no pueden estar con él (si es que existe). ¿Crees que se nos desactiva nuestra parte crítica y pasamos a ser manipulables una vez estamos en el plano astral?
Una vez muertos, el primer lugar al que llegamos es el plano astral. Ahí mantenemos las mismas creencias, emociones y apegos que teníamos durante nuestra vida en la Tierra. Por tanto, claro que hay personas que al llegar a este lugar están enfadadas o frustradas con su concepto de “creador”, tal y como sucede en la Tierra. De hecho, en algunas de las regresiones que he realizado hay pacientes que al acceder a sus recuerdos en el astral se ven enfadados, frustrados o tristes.

Sin embargo, pasado un tiempo, esas emociones suelen ir desintegrándose, ya que pertenecen únicamente al campo del plano físico y astral. Nadie nos manipula, es nuestra propia consciencia la que las va disipando. Comenzamos a comprender lo que ha sido realmente nuestra experiencia en la Tierra y cuál es nuestra auténtica naturaleza como almas, y esa realidad nos va liberando de cualquier energía emocional pesada. Una vez que esto ha sucedido, ascendemos hacia el siguiente lugar de existencia, llamado “plano mental” (al que me suelo referir como “mundo espiritual”). Y ahí, de nuevo en nuestro hogar, toda la experiencia terrestre cobra su auténtico sentido.

De hecho, ya no es solo eso. Es que desde el mundo espiritual hemos planificado la vida que íbamos a tener en la Tierra. Nosotros como almas, junto a Guías y Maestros encargados de orientarnos en esto, elegimos las experiencias, personas y demás aspectos relevantes de la que será nuestra vida en el plano físico. Esto es algo que en muchas ocasiones puede verse en las regresiones y resulta muy revelador para el paciente, cuando recuerda cómo y por qué eligió determinadas situaciones que ahora está experimentando. De hecho, en el libro le dedico un apartado completo a este tema.

 

Indicas que el bajo astral ha sido confundido por las religiones como el infierno, y que las almas que van allí no son castigadas por nadie, sino por sus propios recuerdos y acciones. ¿El morir nos da una visión diferente de nuestra vida? La historia ha demostrado que a muchos malos de verdad poco les ha importado el mal que han hecho en vida…
El bajo astral es la región con la energía más densas que existe en todos los planos de existencia que conocemos. Como hemos visto, tras la muerte todos vamos en primer lugar al plano astral, pero cada uno iremos a la región que nos corresponde por vibración. Quienes han acumulado a lo largo de su vida intensas vibraciones negativas a través de sus emociones, se dirigen a este lugar. Cuando en las regresiones alguno de mis pacientes ha accedido a sus recuerdos en esta región (algo poco frecuente, porque no es habitual que una persona vaya allí tras la muerte), sin duda el lugar que describe es especialmente desagradable. Pero no es el infierno que cuentan las religiones.

No hay nadie externo a nosotros que nos castigue, somos nosotros mismos quienes nos producimos el sufrimiento a través de nuestras emociones y pensamientos. Aquí es importante aclarar que por muy baja que sea la zona astral a la que vayamos, tarde o temprano salimos de ella y continuamos nuestros acenso hacia los planos superiores.

El morir nos da una visión diferente de la vida, completamente. Pero esto no sucede de inmediato. Sí se hace evidente tras desencarnar que la muerte no existe, porque ves desde fuera tu cuerpo físico muerto sobre la cama y entiendes entonces que no hay muerte, pero no hay mucho más entendimiento en esos momentos. Es a medida que avanzamos por el astral, y especialmente cuando llegamos al mundo espiritual, cuando nuestra visión de la vida cambia por completo.

Sobre la última cuestión, es cierto que la historia ha demostrado que mucha gente que ha generado un dolor extremo a otros no les ha importado en absoluto. Pero eso nos lo demuestra la historia del mundo físico. En el mundo espiritual sí les importa muchísimo a todos los niveles, porque aunque no existe el castigo, sí hay consecuencias.

 

¿Cuándo soñamos podemos vivir experiencias similares al “plano mental” donde viven las almas desencarnadas?
Hay diferentes tipos de sucesos que nos pasan mientras dormimos. Por un lado están los sueños producidos por la mente física y por otro los contactos reales que podemos tener con otros planos de existencia. En relación a estos últimos, lo habitual es que los contactos se produzcan con el plano astral debido a la cercanía que tiene con el mundo físico, pero los contactos con el plano mental mientras dormimos son mucho menos frecuentes.

 

 

¿Nos reencarnamos o nos hemos reencarnado previamente en forma animal o extraterrestre, o solamente como humanos?
Como animales no reencarnamos, ya que pertenecemos a líneas evolutivas diferentes. Sin embargo, sí es relativamente frecuente que además de reencarnar como seres humanos en la Tierra, en otras vidas hayamos reencarnado o vayamos a reencarnar en otros planetas, con otros cuerpos. Esto siempre dependerá de las necesidades de aprendizaje y evolución que necesitemos.

 

¿Después de estudiar multitud de regresiones, casos reales y testimonios, le tienes miedo a la muerte?
No, a la muerte en sí no le tengo miedo. Después de todo lo que he podido investigar y comprobar por mí mismo, no tengo la menor duda de que la muerte física es solo el paso de un lugar de existencia a otro.

 

¿Cuál sería tu consejo para todas aquellas personas que han perdido un ser querido?
Que profundicen en el conocimiento de la vida tras la muerte. Conocer lo que le ha sucedido realmente a su ser querido tras desencarnar, comprender que continúa vivo y saber dónde se encuentra ayuda muchísimo a eliminar la incertidumbre que suele incrementar nuestro estado de duelo. Pero que profundicen bien, que lean a autores o acudan a psicólogos de duelo que investiguen y sepan a cerca de esto sin ningún tipo de influencias religiosas, culturales o políticas que los desvíen de la realidad. Precisamente en mi trabajo como psicólogo de duelo, he podido comprobar perfectamente que el conocer la vida tras la muerte produce un gran alivio al eliminar la incertidumbre. No va a quitarte tu dolor, esa es una experiencia evolutiva que como alma tienes que transitar en la Tierra, pero sin duda supone una ayuda fundamental.