Connect with us

Videojuegos

Juegos de cine, vol. 10: “Scarface: The World is Yours”

El mundo del hampa según Tony Montana

 

Si bien las adaptaciones de cine a videojuego no han sido, por lo general, demasiado bien recibidas, hubo un período en el que se llegaron a encadenar varios títulos que homenajeaban a películas clásicas con resultados superiores a los esperables. “El precio del poder”, o “Scarface”, sería una de ellas.

Entre 2004 y 2006, a causa de la influencia de “Grand Theft Auto”, fueron muy numerosos los juegos que trataban de una u otra forma la temática de la mafia y las bandas callejeras. En este contexto, varios estudios decidieron rescatar del pasado clásicos del cine, como “The Warriors”, “El Padrino” o “Scarface”.

 

 

Lejos de limitarse a ser un mero “sacacuartos”, el videojuego de “Scarface” cumplió en su intento de virar el mundo de la película hacia una jugabilidad de ciudad abierta, muy similar a la de la ya mencionada saga de Rockstar, pero manteniendo su personalidad propia. Así, y con el subtítulo “The World is Yours”, el gran atractivo de la obra desarrollada por Radical Entertainment residía en la posibilidad de controlar a su protagonista absoluto: Tony Montana.

Encarnado por Al Pacino, Tony Montana es uno de los personajes icónicos del cine de los 80. Aunque su voz en el juego es interpretada por André Sogliuzzo, su aspecto físico sí se ajusta al del actor octogenario. Con el fin de dotar al personaje virtual del carisma del original, es posible incluso hablar con cualquier transeúnte del juego. Pese a que estos diálogos no cuentan con la profundidad de los de una aventura gráfica, por ejemplo, ya que no es posible elegir qué decir, sí que resultan una oportunidad ideal para exhibir un guion (escrito por David McKenna) y una construcción del personaje cercanos a los del film.

 

 

Si bien “Scarface: The World is Yours” se ajusta a lo que cabía esperar de su género, el especial énfasis en los tiroteos y las ligeras opciones de gestión le dan un plus de variedad. El progreso en la historia depende de la “reputación” de Montana, que aumenta en relación con los negocios que maneja y las propiedades que adquiere. Iniciar disputas con bandas rivales es primordial para controlar nuevos territorios, desde los que poder traficar con sustancias ilegales. Por contra, si se prefiere dejar el avance de la trama a un lado, siempre queda la opción de recorrer libremente las distintas zonas de Miami.

A nivel gráfico, presumía de ser uno de los títulos más potentes de su generación. Una de las características que más lo diferencian de sus referentes es la ausencia de tiempos de carga al entrar y salir de los edificios: solo es necesario esperar para acceder a algunas islas del mapeado. En el aspecto sonoro, por su parte, se recuperan las míticas canciones de Giorgio Moroder, acompañadas de otras composiciones licenciadas para la ocasión.

 

 

“Scarface: The World is Yours” vio la luz en junio de 2006 para PlayStation 2, Xbox, Wii y PC. Pero no fue el único juego basado en esta película: de manera casi coetánea,“Scarface: Money. Power. Respect.”, publicado para PSP, incidía en las mecánicas de gestión para ofrecer uno de los pocos títulos de estrategia del catálogo de la portátil de Sony. Y ambos son una buena opción para los fans del universo de Tony Montana.

 

 


David Pedrós

Videojuegos

«Westen House» de Brain Games, lo nuevo para MSX

Un juego de acción y rompecabezas que ya nos habría gustado disfrutar en la década de los 80

 

Que la comunidad desarrolladora de videojuegos retro está en plena efervescencia creativa no es ningún secreto, solamente hay echar un vistazo a la cantidad de programas que están saliendo últimamente para los viejos sistemas de 8 bits. Estas producciones siempre son bienvenidas ya sea en forma de conversiones de un sistema de 8 bits a otro de juegos que en su momento salieron en exclusiva para cierto ordenador, videojuegos arcade de salones recreativos que no se llevaron a los diferentes formatos de entretenimiento doméstico cuando tocaba, o bien nuevos juegos desarrollados a partir de la nada que explotan al máximo las cualidades de los antiguos microprocesadores y dan fe de vida del talento y pericia de los programadores actuales. “Westen House” es un maravilloso ejemplo del tercero de los casos, pero vayamos por pasos.

Londres, año 1898. El Profesor Edward Kelvin recibe una carta de la notaria en la que se informa del fallecimiento de su amigo Jonathan Westen. Junto al mensaje, el Profesor Kelvin recibe una misiva de Jonathan escrita por su propio puño y letra. Las palabras de su fallecido amigo le culminan a adentrarse en su mansión para recuperar su cuaderno de notas antes de que su hermana Lucy tome posesión de la casa. Algo en las palabras de su estimado amigo hacen saltar las alarmas en la cabeza del Profesor, el cual se dirige sin más dilación hacia la mansión de los Westen.

 

 

Bajo el sello Brain Games, Santiago Ontañón nos presenta una clásica videoaventura programada en exclusiva (por ahora) para el sistema MSX. Lanzada a la red este mes de septiembre de 2021 y de total dominio público, “Westen House” es un juego de acción y rompecabezas que ya nos habría gustado disfrutar en la década de los 80.

Después de una breve introducción animada usando el mismo motor del juego aparece la pantalla de título. Aquí tendremos la oportunidad de entrar en un pequeño manual de instrucciones donde se nos mostrarán las teclas que usa el juego y sus acciones. Una vez metidos en la aventura, lo primero que nos llama la atención es el uso de la perspectiva isométrica, ese falso 3D que tan buenos resultados dio cuando los ordenadores de 8 bits inundaban los hogares del país. Otro aspecto que sorprende aún más es el uso de una variada paleta de colores. Esto demuestra, una vez más, lo abandonados que estábamos los usuarios de MSX por parte de las grandes desarrolladoras de software europeas. ¿Cómo habrían sido en su momento los maravillosos, pero monocromos juegos isométricos de Ultimate o Jon Ritman si se hubieran llevado al MSX aprovechando todas las posibilidades de la máquina? En fin… corramos un tupido velo.

 

 

Rehechos de la sorpresa inicial cruzaremos el umbral de la puerta de la mansión y nos daremos cuenta, ya en la primera pantalla, de la magnitud del arte que se ha puesto en todos y cada uno de los detalles que decoran la habitación. Esta será la tónica a partir de ahora, pantallas y pantallas llenas de detalles que nos transportan a la época victoriana londinense. El juego es principalmente de exploración y eso es lo que deberemos hacer, interactuar con todos los objetos que veamos. Moverlos, examinarlos, romperlos, combinarlos, subirse a ellos, llevarlos a otro punto de la casa, etcétera.

La planta baja es la zona más fácil de todas y por la que podremos movernos libremente sin ningún peligro. De esta manera el jugador se va familiarizando con la perspectiva isométrica y puede tantear a sus anchas cada uno de los elementos que aparecen en pantalla. Esta fase de aprendizaje es rápida y ligera, así que enseguida el juego nos dará claves y objetos para ir desbloqueando otras zonas del mapeado. Estas zonas son una parte oculta de la casa, el primer piso, la buhardilla, y el temido sótano. A medida que avancemos irán apareciendo ciertos “enemigos” que nos restaran energía. Los enemigos son de tres tipos: ratones, que avanzan en línea recta y nunca se salen de su ruta; una especie de garrapatas que se desplazan hasta la posición del jugador y unos bichos redondeados que se mueven libre y aleatoriamente.

 

 

La mansión está repleta de objetos que nos ayudarán en nuestro avance por las pantallas o en la resolución de puzles. En cada pantalla hay objetos movibles como taburetes o sillas, estos sirven para subirse encima de ellos y alcanzar puntos elevados a los que no podríamos llegar de otra manera. Estos taburetes y sillas, al moverlos, pueden dejar acorralado a un enemigo o dejar al descubierto un pasaje oculto. Las notas, libros y diarios que iremos encontrando a lo largo del recorrido nos irán explicando la historia de la familia Westen, nos aportaran pistas sobre nuestros próximos pasos o formarán parte de la resolución de un enigma. Las llaves nos permitirán desbloquear nuevas zonas de la mansión o nos permitirán abrir algún baúl cerrado a cal y canto. El resto de objetos forman parte de los puzles que nos plantea el juego.

He dejado de nombrar adrede dos objetos que creo que son muy importantes y por eso quería desarrollarlos aparte. Estos son la pistola y el martillo. La pistola, como ya podéis imaginar, sirve para defenderse de los enemigos. No la encontraremos hasta bien avanzados en el juego y mientras no la tengamos en nuestra posesión deberemos conformarnos en esquivar a los bichos que pululan por ciertas habitaciones. Cabe decir que la munición es ilimitada, así que una vez tengamos el arma en nuestra posesión no está de menos ensañarse con todos los que nos han puesto en dificultades. La posesión de la pistola reduce considerablemente la dificultad del juego pues podremos investigar sin ser acosados constantemente. El martillo, por su parte, sirve para destruir ciertos elementos del decorado que ocultan objetos en su interior, así una vez nos hagamos con él, habrá que volver a repasar toda y cada una de las habitaciones para comprobar que no nos hemos olvidado nada en ellas. Y es que si queréis llegar al final de esta aventura deberéis encontrar todos los objetos ocultos, pero tranquilos, con observación y un poco de lógica la tarea no resulta tan complicada.

 

 

Como he comentado, encontraremos varios enemigos que nos restaran puntos de vida al contactar con ellos. También hay zonas de pinchos que deberemos evitar caer sobre ellas. Nuestro personaje empezará la investigación con 3 puntos de vida. A lo largo de la aventura localizaremos unos corazones que, no solamente le harán recuperar los puntos de vida perdidos, sino que además aumentaran la capacidad de vida del Profesor Kelvin en un punto más. El máximo de puntos vitales que permite el juego es de 5 y no cabe decir que si nos quedamos sin vida, se acaba la partida.

La zona de acción ocupa buena parte de la pantalla, pero también hay espacio para los marcadores. En la parte inferior, de izquierda a derecha encontraremos los puntos de vitalidad que tiene nuestro protagonista, un marcador con todos los objetos en nuestra posesión y donde se muestra cuál está activo en ese momento, un contador de tiempo que va por días (aún no se cómo evoluciona este contador, creo que a medida que se van resolviendo ciertos enigmas este va avanzando) y un panel donde van apareciendo mensajes y pistas sobre las acciones que vamos realizando y que nos ayudarán a comprender el desarrollo del juego.

 

 

Con todos estos elementos ya tenemos montado nuestro tablero de juego, ahora solo falta jugarlo. ¡Y qué gozada es jugarlo! Lo primero que nos llama la atención es la fluidez del movimiento. El personaje responde de maravilla a nuestros comandos. Al movimiento suave, preciso y bien animado del Profesor Kelvin hay que añadirle que podemos encaminarlo hacia (¡Oh sorpresa!) 8 direcciones distintas. Calcular el salto del protagonista resulta francamente sencillo, permitiéndonos evolucionar rápidamente por las diferentes pantallas. En ningún momento he detectado ralentización de los frames (cosa que ocurría en los viejos juegos isométricos) y que no ayuda para nada a calcular distancias, evitar enemigos o encadenar saltos. Durante la acción, en todo momento nos acompañará una melodía. Esta irá cambiando dependiendo de la zona de la casa en la que nos encontremos y, por muy increíble que parezca, en ningún momento se hace pesada, todo lo contrario, se agradece el acompañamiento musical a lo largo de la investigación.

“Westen House” es un juego impecable apoyado en una sólida historia que nos invita a avanzar a medida que vamos descubriendo sus secretos. La ejecución técnica y el diseño de pantallas junto con sus acertadísimos gráficos hacen de este videojuego una pequeña joya retro que ya nos habría gustado disfrutar en el momento de mayor auge de los microprocesadores de 8 bits. Una genialidad programada por Santiago Ontañón que hay que disfrutar sí o sí ya sea en un MSX o en cualquiera de los emuladores existentes para Windows. Por cierto, “Westen House” podéis encontrarlo para descarga en su versión en castellano en la página github.com de forma completamente gratuita y legal. Descargadlo y disfrutadlo porque realmente merece la pena.

 


Albert Solé Jerez
www.japaniums.blogspot.com

 

Continue Reading

Videojuegos

Clásico del mes, vol. 35: “Shenmue”

Una segunda vida con Ryo Hazuki

 

La carrera de Yu Suzuki determinó el éxito de Sega como compañía, gracias a títulos que son hoy considerados clásicos de la época de las recreativas. Lejos de conformarse con eso, trabajó en una de las obras más peculiares e importantes para la última máquina doméstica de la empresa nipona.

Pese a que, inicialmente, se trataba de un proyecto para Sega Saturn (incluso llegó a tener vídeo promocional), “Shenmue” llegó a Dreamcast durante los últimos días del año 1999. Meses antes de su lanzamiento, ya se advertía que sería un juego rompedor que permitiría una libertad de elección y movimiento mucho mayor de lo que se había visto hasta ese momento.

 

 

Y así fue. En “Shenmue”, controlamos a Ryo Hazuki por las calles de Yokosuka, Japón. Es posible relacionarse con cientos de personajes que encontramos por la ciudad y que, a su vez, siguen unos patrones fieles a sus quehaceres cotidianos. Es por este motivo que el ciclo día/noche resulta tan importante en esta obra, ya que todas las tiendas tienen su propio horario de apertura. Es recomendable, cuando toque “matar” el tiempo, invertirlo en las numerosas tareas opcionales, como jugar a los dardos, al billar, o a las recreativas, que incluían juegos reales como “Space Harrier” o “Hang-On”, ambos de Yu Suzuki.

 

 

Otra de las novedades jugables de “Shenmue” fue la inclusión de los Quick Time Events, que tan de moda estuvieron hasta no hace tanto. En un título en el que los diálogos son clave, el enfoque cinematográfico debía imperar. Los QTE garantizaban que la acción se mantuviese incluso durante estos momentos en los que la libertad se veía reducida en pos de la trama.

Con todo, es complicado definir el género al que pertenece esta creación de Yu Suzuki, que contiene elementos de aventura, simulación, exploración en mundo abierto, rol y combate. Más sencillo resulta encontrar semejanzas en títulos más modernos, como la saga “Yakuza”, “Heavy Rain”, “L.A. Noire”, “Persona 5” o incluso “Red Dead Redemption 2”. En su momento, no obstante, no había nada cercano a “Shenmue” que, por si fuera poco, lucía un aspecto gráfico excelente, con unos escenarios en 3D enormes y repletos de detalles.

Para quienes quieran redescubrir dos de las obras culminantes del catálogo de Dreamcast, “Shenmue I & II” reúne versiones remasterizadas del original y de su secuela y está disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC. Un inmejorable punto de partida para dar el salto a “Shenmue III”, que fue publicado, por fin, en noviembre de 2019.

 

 


David Pedrós

 

Continue Reading

Videojuegos

El mejor «Street Fighter II» para Nintendo NES 8 bits

Lo que Nintendo no nos permitió disfrutar, ahora los fans nos lo regalan

 

El clásico juego de lucha de Capcom y el abuelo del género tal y como lo conocemos ahora, «Street Fighter 2», ha visto innumerables versiones oficiales y piratas diferentes en casi todas las plataformas que puedas imaginar, incluso en la 8 bits de Nintendo. Sin embargo, nunca hemos visto a sus luchadores llegar a la Nintendo Entertainment System de una forma digna, como sí lo hicieron en el videojuego oficial para Master System 2 desarrollado por Tectoy.

Gracias al esfuerzo de un equipo de fans, ahora podemos ver cómo podría haber sido esa idea si se hubiera hecho realidad y en condiciones. Esta rom hack que traslada «Street Fighter 2» a la NES tiene una pinta fantástica.

 

 

Conocido como «Street Fighter 2 Deluxe NES», el proyecto está dirigido por un usuario de romhacking llamado sebastianangel. Muchas personas con talento han contribuido a este título de estilo NES, y una de ellas se llama Fox Cunning, su contribución viene en forma de música y controladores de sonido. Hay una pantalla de selección de personajes de 8 bits completa con la música clásica y el mapa del mundo. También podemos ver la pantalla de enfrentamiento, y los retratos parecen sacados directamente de un cartucho de NES.

En cuanto a la jugabilidad, todo parece ir bastante bien y capta el aspecto y la sensación de un viejojuego de Nintendo. Según Fox Cunning, este hack utiliza incluso el mismo chip de mapeado que «Castlevania 3», lo que significa que podría introducirse en un cartucho de NES legítimo y jugarse en el hardware original.

 

 

Continue Reading

Videojuegos

Clásico del mes, vol. 34: “Castlevania”

Las puertas del castillo de Drácula están abiertas

El 26 de septiembre de 1986 marca el inicio de una de las sagas míticas en la historia del videojuego. Junto a otras, como “Metal Gear”, “Silent Hill”, “Contra” o “Gradius”, “Castlevania” es una de las propiedades más icónicas de Konami. Treinta y cinco años después, aunque la compañía japonesa languidece, la familia Belmont sigue vigente.

Simon Belmont dio por empezada la andadura de “Castlevania” con su primera cruzada contra el conde Drácula, resucitado tras cien años de letargo. Era 1986 y el linaje de los Belmont, con su inseparable látigo como arma, iniciaba así un camino lleno de grandes momentos y de algunos juegos excelentes.

 

 

Publicado para NES, tanto en formato “floppy disk” como en cartucho, “Castlevania” presentaba una jugabilidad típica de los plataformas en dos dimensiones con “scroll” lateral. Un desarrollo con mucha acción y una cantidad incesante de enemigos que aseguraban que su grado de dificultad se mantuviera elevado en todo momento. La posibilidad de obtener armas secundarias añadía profundidad a su sistema de combate, pero la sensación de que Belmont se encontraba en continua inferioridad seguía latente durante sus seis niveles.

 

 

Tanto en el aspecto visual como en el sonoro, “Castlevania” dejó huella, con su inconfundible estética gótica (que impregna incluso el arte de las portadas de sus diferentes entregas) y con unas melodías de calidad, que quedan en la memoria de quien lo juega. A pesar de las limitaciones de la primera consola doméstica de Nintendo, logró destacar con un estilo propio y reconocible que se mantendría inalterable en posteriores secuelas, incluso cuando estas presentaban cambios en su fórmula jugable.

“Castlevania” ha sido rediseñado y relanzado en diversas ocasiones. En forma de “remake”, como es el caso de “Castlevania Chronicles”, que trasladó a PlayStation en 2001 la versión exclusiva de Sharp X68000; o de adaptaciones directas, como la que llegó a Game Boy Advance en 2004, mediante el sello Classic NES Series. La opción más reciente, sin embargo, sería la del recopilatorio “Castlevania Anniversary Collection”, que incluye hasta ocho juegos de la saga, y está disponible para PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y Steam.

 

 


David Pedrós

Continue Reading

Videojuegos

Clásico del mes, vol. 33: “Pokémon rojo/azul”

Clásico del mes, vol. 33: “Pokémon rojo/azul”

 

La primera aparición de la saga de Game Freak se convirtió en un éxito de masas y agitó el catálogo de la ya veterana Game Boy. Su apuesta por el RPG de mecánicas sencillas, con la incorporación estrella de criaturas intercambiables, caló hondo entre jugadores jóvenes y abrió camino para uno de los nombres más famosos y rentables de la historia del videojuego.

No es común que uno de los juegos más vendidos de un sistema llegue al mercado siete años más tarde que la consola para la que se publica. Pero Game Boy, que revolucionó el panorama de las portátiles en el final de los 80 y cuyo catálogo ya fue extenso de por sí, vio alargado aún más su ciclo de vida gracias a “Pokémon”.

Desarrollado por Game Freak y publicado en 1996 por Nintendo, este título nos ponía en la piel de un “entrenador” que debía emprender un viaje acompañado de unas extrañas criaturas conocidas como Pokémon. Su tardío aterrizaje a otros continentes (llegó a Europa tres años más tarde, por ejemplo, con Game Boy Color ya en las tiendas) no supuso impedimento para que los usuarios de todo el mundo lo disfrutasen.

 

 

Esta primera iteración de Pokémon se produjo mediante dos ediciones, Roja y Azul, que resultaban complementarias entre sí, ya que cada una incluía sus propias criaturas exclusivas. Para conseguir el total de 151 Pokémon, era necesario intercambiarlos con otros jugadores mediante el cable Link.

 

 

El protagonismo de los Pokémon en estos dos primeros títulos, tal y como lo sería en futuras entregas, es absoluto, y centra sobre ellos una gran parte de las mecánicas típicas de los juegos de rol por turnos: quien combate, gana experiencia y sube de nivel no es el entrenador, sino los Pokémon que ha capturado. Así, las diferentes posibilidades para entrenar y evolucionar a estos “monstruos de bolsillo” parecen no tener fin y conseguir un equipo equilibrado es un objetivo al que dedicarle muchas horas.

A día de hoy, el nombre de “Pokémon” sigue ligado al mundo de los videojuegos y continúa tratándose de una franquicia exitosa. Pero, desde bien temprano, trascendió a otros medios, con una serie de televisión, cartas coleccionables, juegos de mesa, películas…

 

 

Si queréis adentraros en la captura e intercambio de Pokémon con una propuesta cercana a la de los dos títulos iniciales, tenéis la opción un poco más reciente de “Pokémon: edición rojo fuego” y “Pokémon: edición verde hoja”, sendos “remakes” que vieron la luz para Game Boy Advance en el año 2004. Ya sea con los originales, con sus secuelas, o con cualquiera de sus “spin-offs”, el lema “¡hazte con todos!” sigue vigente.

 


David Pedrós

Continue Reading

Videojuegos

Los mejores videojuegos protagonizados por los Looney Tunes

Un recorrido por las aventuras más “animadas”

 

Durante sus casi cien años de historia, los personajes de Warner Bros. han aparecido en toda clase de medios hasta convertirse en mitos de la animación, el humor y la cultura del siglo XX en adelante. Eso incluye al mundo del videojuego, por donde se han dejado ver en múltiples ocasiones: repasamos algunos de los que han sabido reflejar su universo con mayor acierto.

Empezamos con “Road Runner”, la recreativa de Atari que llegó a los salones a mitad de los años ochenta y que nos ponía en la piel del Correcaminos, en su eterna huida de las garras del Coyote. Su temática de constante evasión encajaba como concepto puramente “arcade”, pero este escurridizo personaje llegaría también a Super Nintendo, esta vez con un plataformas en 2D, con “Road Runner: Death Valley Rally”. En ambos casos, se trata de títulos directos y divertidos que consiguen captar el carisma de su protagonista.

 

 

Hablando de personajes principales, no se puede pasar por alto a Bugs Bunny, la cara más reconocible de todo el elenco. A principios de los 90, se paseó por Game Boy con la saga de puzles “Crazy Castle”, en la que debía recoger todas las zanahorias de cada pantalla esquivando a Silvestre, Yosemite o el Pato Lucas, entre otros. Pese a que sus últimas entregas llegarían ya en tiempos de Game Boy Color, las de la portátil monocromo son más recomendables, sobre todo la primera.

El propio Bugs Bunny sería el encargado de protagonizar una buena parte de los primeros juegos en 3D basados en esta licencia. Tanto “Bugs Bunny: perdido en el tiempo” como “Bugs Bunny & Taz: la espiral del tiempo”, que contaba además con el Demonio de Tasmania, son títulos de plataformas en tres dimensiones con un alto componente de exploración y muchos coleccionables a recoger a lo largo y ancho de sus niveles, ambientados en diferentes épocas de la historia. Llegaron en 1999 y 2000, respectivamente, y fueron publicados para PlayStation y PC.

 

 

Recomendación especial es la que merece “Looney Tunes: Perro & Lobo”, que fue publicado en septiembre de 2001, de nuevo para PlayStation y Windows. Conocido también como “Sheep Dog ‘n’ Wolf” o “Sheep Raider” y protagonizado por el lobo Ralph, nos propone robarle una oveja al Perro Ovejero Sam en cada uno de sus 18 niveles, utilizando toda clase de artilugios y trampas. Una hilarante propuesta acompañada de una jugabilidad que fusiona las plataformas y los rompecabezas con la infiltración y la estrategia.

En lo que se refiere a otros géneros, como el de la conducción, cabe destacar “Looney Tunes Racing” (2000, para PlayStation y Game Boy Color) y “Space Race” (llegó a Dreamcast en el 2000 y a PlayStation 2 en 2002), dos “arcades” de carreras de karts con ciertas particularidades: un original sistema de obtención de ítems para el primero y un acabado “cel-shading” sorprendente para el segundo.

 

 

Por último, en el terreno de los deportes, encontramos dos títulos de baloncesto, como son “Looney Tunes Basketball” (o “Looney Tunes B-Ball”), que vio la luz en 1995 para Super Nintendo, y la adaptación a videojuego de la primera película de “Space Jam”, que salió para PlayStation, Saturn y MS-DOS al tiempo que lo hacía el film. De entre los dos, “Looney Tunes Basketball” recibió mejor acogida entre la crítica de su época.

Si bien la década de los 90 y los primeros años de este siglo concentraron la mayoría de los videojuegos inspirados en Looney Tunes, tanto en cantidad como en calidad, está por ver si actualmente hay espacio para próximos títulos, capaces de llamar la atención de las nuevas generaciones. De momento, y coincidiendo con el estreno en cines de la secuela de “Space Jam”, los usuarios de Xbox pueden jugar a “Space Jam: A New Legacy”, un “beat’em up” de desarrollo clásico en 2D, que permite elegir entre tres personajes: Bugs Bunny, LeBron James y Lola Bunny, con opción a multijugador local.

 


David Pedrós

Continue Reading

Videojuegos

Clásico del mes, vol. 32: “Driver”

Persecuciones al volante como en las películas

 

Con la llegada de las 3D, los videojuegos de conducción vivieron una época de grandes títulos y nuevas ideas. No solo en lo que a carreras se refiere: la saga “Driver” consiguió trasladar la espectacularidad y las maniobras del cine de acción de los 70 a las calles de sus ciudades poligonales.

Desde sus inicios, el mundo del videojuego ha tomado al cine como frecuente inspiración, en cuanto a tramas, estética o personajes. Así como “Ikari Warriors” parecía “Rambo”, por ejemplo, obras como “Spy Hunter” o “APB” se centraban en tratar de replicar las escenas de acción al volante de las películas a las máquinas recreativas.

Con esta propuesta en mente, Reflections desarrolló “Driver”, que vio la luz en el verano de 1999 para PlayStation, y que recibió posteriores adaptaciones a Windows, Mac o Game Boy Color. El juego nos ponía en la piel de Tanner, un agente infiltrado con la misión de desenmascarar a la familia Castaldi, que rige el mundo del hampa con su poder y sus numerosas influencias.

 

 

El modo principal de “Driver” nos lleva a cuatro ciudades diferentes (Miami, San Francisco, Los Ángeles y Nueva York) a realizar toda clase de encargos, eso sí, siempre en coche. La policía resulta un enemigo implacable, y uno de los grandes obstáculos a evitar, junto con la ingente cantidad de tráfico en tiempo real.

A nivel gráfico, “Driver” representa las localizaciones más reconocibles de cada ciudad en un entorno tridimensional que sufre de “popping” y alguna ralentización ocasional. Cada accidente tiene sus consecuencias en la carrocería y la mecánica de los vehículos, con detalles como el humo saliendo de un motor maltrecho. El sonido, con su banda sonora, el doblaje y los efectos, deja el listón muy alto.

 

 

Aunque no daba opción al protagonista de salir del coche (novedad que introduciría su secuela), “Driver” marcaría un gran avance en el género de la conducción y un influyente punto de partida en los juegos de mundo abierto en tres dimensiones. Su cinematográfica puesta en escena se redondeaba con su modo de “director de cine”, que nos permitía contemplar repeticiones desde diferentes ángulos y editarlas hasta dar con el montaje perfecto.

Tanto por su ambiciosa propuesta como por lo influyente de su legado, la huella de “Driver” es perceptible más de veinte veranos más tarde. Si queréis jugarlo de nuevo, la versión de iOS, aparecida en 2009, es la más reciente de todas. Además, aún podéis descargar el original de PlayStation desde PS3 y PS Vita mediante PlayStation Store.

 

 


David Pedrós

 

Continue Reading

Videojuegos

“Metal Slug Tactics”, el nuevo anuncio de SNK y DotEmu

Nuevo rumbo para una saga clásica

 

Cuando se cumplen veinticinco años de la llegada del primer “Metal Slug”, y tras más de doce sin una nueva entrega de la saga principal, se anuncia “Metal Slug Tactics”, un “spin-off” que está siendo desarrollado por Leikir Studio y que publicará DotEmu a través de Steam.

Desde los tiempos de Neo-Geo, “Metal Slug” ha formado parte de las franquicias más icónicas de la compañía japonesa SNK. Con su detallado “pixel art” en 2D y un paródico sentido del humor, sus múltiples entregas han sido adaptadas a innumerables sistemas, incluyendo los más actuales. Ahora, con “Metal Slug Tactics”, la saga aparca momentáneamente su gusto por la acción directa y da el salto al género de la estrategia.

“Metal Slug Tactics” reunirá a Marco, Eri, Fio y Tarma en su enésima batalla contra el general Donald Morden. No obstante, y alejándose de la jugabilidad “run and gun” sin tregua, este nuevo título apostará por el RPG táctico por turnos, mediante perspectiva isométrica. Habrá diferentes posibilidades de gestión y, según sus creadores, las misiones serán exigentes y variadas, ya que se generarán de forma procedimental, aportando así un alto grado de rejugabilidad.

En la faceta audiovisual, y como puede comprobarse en el tráiler oficial, el juego respetará la estética y el diseño de personajes, enemigos y escenarios clásicos de “Metal Slug”, así como buena parte de los efectos de sonido. La música, por su parte, corre a cargo de Tee Lopes, compositor en obras como “Sonic Mania” o el próximo “Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge”, un título también muy esperado por los amantes del retro.

“Metal Slug Tactics” llegará a Steam, pero aún no se ha dado a conocer su fecha exacta de lanzamiento. Tampoco se ha confirmado ninguna versión para consolas, por el momento.

 

 


David Pedrós

Continue Reading

Videojuegos

Clásico del mes, vol. 31: “Another World”

Un diseño artístico de otro mundo

 

También conocido como “Out of This World”, el videojuego de Éric Chahi fue una obra pionera en múltiples aspectos: su narrativa, su aspecto gráfico o su arriesgada propuesta jugable son solo algunos de los elementos que han dejado huella sobre títulos posteriores de todas las generaciones.

En 1991 aparecía “Another World”, un juego de plataformas en dos dimensiones que tenía muy poco en común con otros representantes del género aparecidos durante ese año. Programado casi al completo por un solo hombre, Éric Chahi, “Another World” nos ponía en la piel de un joven físico, llamado Lester, que llegaba por accidente a un remoto y desconocido planeta. Su lanzamiento tuvo lugar para Amiga, Apple IIGS, Atari ST, MS-DOS, Mega Drive, SNES, Mac OS, 3DO, Tapwave Zodiac, Sega Mega-CD, Game Boy Advance, y posteriormente para Symbian, OS X, Windows Mobile, iOS, Android, BlackBerry 10, Nintendo 3DS, Wii U.

 

 

En una época en la que casi todo el argumento de un videojuego se reducía a una escueta secuencia inicial con un texto informativo, el título de Chahi hacía gala de unas escenas breves, intercaladas entre las partes jugables, que permitían hacer avanzar la trama ininterrumpidamente. Sin textos ni pistas, y recreadas mediante el mismo motor gráfico que el juego.

Gracias a su minimalista estilo artístico, y desde su mítica introducción, toda la información que necesita el jugador está a su alcance, pero sin indicadores de salud o vidas restantes. Así, se exige más atención por parte del usuario, con lo que la inmersión en el universo ficcional es aún mayor. La banda sonora, compuesta por Jean-François Freitas, incide en la voluntad de evocar e insinuar los peligros a los que se enfrenta el protagonista.

Obras como “Flashback” (1992), los primeros “Oddworld” (1997 y 1998), “Heart of Darkness” (también de Chahi, 1998), “Limbo” (2010) o “Inside” (2016) comparten semejanzas con la jugabilidad y la temática de “Another World”. Pero su tratamiento de la narrativa ha traspasado muchas más barreras, siendo influyente en géneros como los “survival horror” o las aventuras “cinemáticas” modernas, a la hora de representar mundos creíbles, coherentes y capaces de transmitir sensaciones a quien juega.

Podéis revivir este hito de la ciencia-ficción desde casi cualquier plataforma actual, gracias al relanzamiento que se produjo con motivo de su vigésimo aniversario.

 

 


David Pedrós

Continue Reading

Videojuegos

Juegos de cine, vol. 9: “Indiana Jones and the Fate of Atlantis”

Una aventura a la altura del mito de Indiana Jones

 

Desde el estreno en cines de “En busca del arca perdida”, el nombre de Indiana Jones va unido al mundo del celuloide. Sin embargo, para los amantes de las aventuras gráficas clásicas, es sinónimo también de una de las obras culminantes de su género.

“Indiana Jones and the Fate of Atlantis” fue desarrollado por LucasArts y publicado en el año 1992. A diferencia del anterior videojuego de “La antigua cruzada”, que consistía en una adaptación de la tercera película de la saga, esta nueva aventura presumía de un guion original, creado a propósito para el juego.

El argumento situaba al icónico personaje en la búsqueda de la legendaria isla de la Atlántida y, para avanzar, el jugador debía controlar a Indy mediante las posibilidades del famoso motor SCUMM, usado con anterioridad en varios títulos, como los primeros “Monkey Island”. Siguiendo los diferentes comandos de este sistema, el protagonista era capaz de interactuar con los escenarios y dialogar con los variopintos personajes de sus alrededores.

 

 

Este desarrollo, centrado en la exploración y la resolución de puzles, encajaba perfectamente con el espíritu aventurero de la franquicia en la gran pantalla. Por lo tanto, podría afirmarse que uno de los grandes méritos del juego fue el de trasladar y ampliar el universo del personaje interpretado por Harrison Ford sin desvirtuarlo ni un ápice. Todo, además, con el añadido de varias escenas de acción, combates y el sentido del humor marca de la casa.

Podéis encontrar “Indiana Jones and the Fate of Atlantis” en Steam, pero también en Wii, como extra desbloqueable en “Indiana Jones y el Cetro de los Reyes”, una aventura de acción en tres dimensiones cuyo mayor aliciente fue, precisamente, la inclusión del clásico de LucasArts.

 

 


David Pedrós

 

Continue Reading
Publicidad

Trending