[Crítica] “One Piece: Estampida” de Toei Animation

 

Todas las tripulaciones han recibido la invitación para asistir al mayor evento jamás celebrado en el mundo de los piratas: el Festival de los Piratas. Y como no podía ser de otra manera, Monkey D. Luffy y la tripulación del Thousand Sunny no podían dejar escapar la ocasión para codearse con la flor y nata de los más buscados por la justicia. A parte de la feria con sus pruebas de habilidad, tiendas de recuerdos, armas, ropa y restaurants, destaca su actividad estrella: una caza del tesoro cuyo premio es un antiguo cofre que perteneció al mismísimo Gold Roger, el último rey de los piratas. Lo que no saben los asistentes a esta feria es que su anfitrión, Buena Festa, se ha aliado con Douglas Bullet, quien formó parte de la tripulación de Roger y es conocido como el Heredero del Diablo. ¿Qué intenciones trae Buena Festa con la celebración de tan grandioso evento?

En 2019 se estrenó en las salas comerciales “One Piece: Estampida” con motivo del vigésimo aniversario del estreno de la serie en la televisión japonesa. El film, producido por la emblemática Toei Animation, corre a cargo de Takashi Ôtsuoka bajo la supervisión directa del propio Eiichiro Oda, creador del manga original. Ese mismo año el film se estrenó en las salas comerciales de nuestro país gracias a la edición y distribución de Selecta Vision. Ahora, la misma distribuidora se ha encargado de realizar y poner a la venta la película en los diferentes formatos de entretenimiento doméstico en sus ediciones de DVD, BlueRay y coleccionista.

 

 

El film recoge a los personajes más emblemáticos que han ido apareciendo en el anime durante estos 20 años. Esto nos llevaría a pensar que la película está hecha para los seguidores acérrimos de la banda de piratas del Sombrero de Paja. Es posible que en parte sea así, pero la historia que se nos presenta en este metraje es asequible para cualquier espectador. Quizás los neófitos o los que no han seguido de cerca el anime pierdan un poco de pie a la hora de relacionar ciertos personajes que van apareciendo de forma esporádica a lo largo de las diferentes refriegas, pues conocer el pasado de estos personajes es un plus para apreciar al 100 por 100 el guion.

 

 

El hincapié que se ha puesto a la hora de rememorar las viejas glorias del universo One Piece pierde fuerza a la hora de dar protagonismo a la tripulación femenina del Sobrero de Paja. Las dos mujeres que componen la tripulación, Nami y Robin, grandes guerreras en los inicios de la saga, con el paso del tiempo han quedado relegadas al fan service más burdo y gañán del coleccionismo de figuras. Eso se nota en este film dirigido al público familiar, que al no poder hacer gala de este fan service, las dos tripulantes quedan relegadas a apariciones anecdóticas.

Hablando del guion, poco le cuesta a este entrar en materia. Ôtsuoka necesita pocos minutos para llenar la pantalla de acción desenfrenada entre carreras, batallas campales de todos contra todos y peleas de uno contra uno, todo acompañado con una excelente animación y la viva paleta de colores propia de la franquicia One Piece. Sobre la trepidante acción, a veces, el director quiere mostrarnos luchas que están ocurriendo a la vez en diferentes escenarios en esta battle royale de todos los all stars del universo Oda , esto puede llevar a pequeños momentos de confusión para el espectador, pero nada grave para el total del metraje.

 

 

La aparición de Douglas Bullet en escena da un vuelco a la situación convirtiendo el todos contra todos en un uno contra todos. Bullet es la nueva incorporación que aporta esta película y, francamente, no decepciona. Rompiendo con todas las leyes de la piratería sobre el compañerismo y los códigos de honor, Bullet resulta ser un lobo solitario de fuerza descomunal y poderes aún más sorprendentes. De discurso supremacista y embebido de si mismo, resulta uno de los personajes más carismáticos que hayan aparecido últimamente en la saga. Aunque mi preferido sigue siendo Z, antagonista que da título a otro film de One Piece, debo reconocer que Douglas Bullet me ha sorprendido, con homenaje al kaiju eiga incluido.

 

 

Por supuesto el clímax de la película llega con el enfrentamiento final entre Luffy y Bullet. Aquí nos encontramos con un capitán de la tripulación del Sobrero de Paja que no ha perdido fuelle después de 20 años repartiendo galletas de goma-goma por doquier. El esfuerzo por mejorar, la lucha contra la injusticia y el sentimiento de amistad, la trifuerza que impera en todos los manga de la Jump, no han perdido ni un ápice de vigor y siguen siendo los valores que mueven al capitán Monkey D. Luffy.

 

 

One Piece: Estampida funciona a la perfección a pesar de los pequeños peros que ya se han comentado. El guion, que da mayor importancia a la espectacularidad y al regreso de viejos personajes, narra una historia sencilla, sin más pretensiones que el puro entretenimiento, sobre la caza de un tesoro donde hay que derrotar a un poderoso enemigo antes de conseguirlo. Excelente animación amenizada por una banda sonora que completa un espectáculo visual y sonoro de primer orden. Totalmente recomendable para todas las edades.

 

 


Albert Solé Jerez
www.japaniums.blogspot.com