“Super Kid”, el “plagio homenaje” coreano de “Dragon Ball”

 

Super Kid” o “Super Child” es una película animada surcoreana estrenada por primera vez en cines el lejano año 1994. No cuenta la historia de un grupo de chicos con súper poderes, “Los Súper Kids” o “El grupo de Gokdari”, capitaneados por Gokdari, que defienden el planeta Tierra de los criminales intergalácticos a cambio de cuantiosas recompensas en el año 2023. Su producción corrió a cargo de UM Productions que empezó a idearla en 1991.

 

 

Para entender correctamente el origen de “Super Kids” nos tenemos que remontar al año 1945, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. El gobierno surcoreano creó una ley en la que prohibía la difusión de contenidos japoneses, entre estos el anime y los mangas. Sin embargo, en los años 70 la industria del anime en Corea del Sur comenzó a surgir y aparecieron las primeras animaciones. La prohibición de los mangas y el anime se levantó gradualmente entre los años 1998-2004, previamente a ese periodo en Corea del Sud nunca se respetaron los derechos de autor de las obras japonesas, que fueron totalmente plagiadas sin contemplaciones.

 

 

Así pues hay que interpretar la producción de “Súper Kid” más como un homenaje a “Dragon Ball” o una manera “legal” de hacer llegar “Dragon Ball” a la población sudcoreana, que no como un plagio. Aunque esta idea puede ser incorrecta si tenemos en cuenta que posteriormente fue exportada a nivel internacional…

 

 

La cinta es considerada una mezcla y copia deficiente de la franquicia “Dragon Ball” en su primera y segunda etapa: en cuanto a trama, coherencia y continuidad en su historia. Lejos de inspirarse para hacer algo relativamente bueno y con su propia personalidad, casi copiaron punto por punto la mecánica de “Dragon Ball“, pero sin sus villanos icónicos o sus vibrantes batallas en pantalla.