“The Gift”, la brillante serie turca de ciencia ficción y mística de Netflix

 

Atiye (también título de “The Gift” en Turquía), es una joven pintora (interpretada por Beren Saat) que lleva una vida feliz en Estambul, la cual está a punto de cambiar por un descubrimiento realizado en el templo más antiguo de la Tierra, Göbekli Tepe. Un arqueólogo llamado Erhan descubre un símbolo en las ruinas, un símbolo que conecta a Atiye con Göbekli Tepe de una manera misteriosa. Atiye emprenderá una búsqueda para descubrir los secretos de su pasado, secretos escondidos dentro de estas antiguas ruinas.

 

 

The Gift” nos ofrece una trama bien urdida, con un medido suspenso que no provoca la inflación de las expectativas porque no se alimenta la temática sobrenatural más allá de lo necesario. En todo momento tenemos la seguridad de estar con los pies sobre la tierra, y que la serie no defraudará. No hay abuso de elementos sobrenaturales, y son la espiritualidad y el misticismo los que toman su lugar.

La serie no pierde la oportunidad de hurgar en las relaciones familiares que, como ya sabemos, forman parte de algunas de las mayores piedras que todos encontramos en el camino de nuestra vida. “The Gift” explora las relaciones maternas filiales de dos generaciones con actuaciones excelentes, como la calidad del guion y el estilo con la que ha sido rodada, ofreciendo un producto final más que digno, interesante e inquietante.