“Who Dares Wins II”, uno de los juegos más adictivos de 1985 basado en “Commando”

 

Fue en 1985 cuando en los salones de máquinas recreativas comenzó a causar furor “Senja no Okami” de Tokuro Fujiwara. Es muy probable que estos dos nombres no te digan absolutamente nada, pero si decimos que Fujiwara fue el creador de “Ghosts’n’Goblins” y de su secuela “Ghosts’n’Ghouls”, y que también fue el productor de la serie “Megaman” y que, Capcom distribuir internacionalmente el videojuego “Senja no Okami” bajo el título de “Commando“, ¿aquí ya cambia la cosa, no?

 

 

Commando” fue un juego de arcade de estilo “shoot’em up” con scroll vertical desbordante de acción y de alta dificultad que no solamente creó furor entre los jugadores de la época sino que, además, crear escuela. Con una vista apical desde donde dominamos buena parte del terreno de combate, nuestro protagonista, Super Joe, salta desde un helicóptero y se las debe ver solito contra un ejército entero. Armado con su subfusil de balas ilimitadas y un número contado de granadas, Super Joe, debe avanzar al mismo tiempo que trata de evitar ser tocado por el fuego enemigo que le disparan los soldados que corren a pie por el escenario, por los que se esconden en trincheras o detrás de elementos del decorado, por los que van montados en vehículos variados como motocicletas o coches, etc.

El objetivo es llegar a la fortaleza enemiga que marca el final de fase desde la que aparecerá una gran cantidad de soldados así que abran sus puertas. Por el camino, Super Joe podrá recoger más granadas, salvar soldados aliados que han caído en manos del enemigo y utilizar el decorado de escondite para salir de la línea de fuego. La dificultad de este endemoniado videojuego recae, no solo en la gran cantidad de enemigos que aparecen en la pantalla, sino en que, de propina, su distancia de fuego es ligeramente mayor que la del protagonista.

 

 

Todo videojuego de máquina recreativa que se hiciera apreciar mínimamente acababa con su conversión a los formatos domésticos de 8 bits de la época, y claro, ¡”Commando” no podía ser menos! Durante el mismo 1985 Elite Systems estaba trabajando para llevar a las casas el éxito de “Commando“, pero cuál fue la sorpresa cuando la compañía inglesa Alligata lanzó al mercado, unos meses antes, el juego “Who Dares Wins” para el formato doméstico de Sinclair. Y es que “Who Dares Wins” no solo estaba inspirado en “Commando“, sino que era una copia exacta pero sin la pertinente licencia. ¡Y era bueno! ¡Por supuesto que lo era! A pesar de las carencias técnicas, Alligata llegó a sacar una versión de “Commando” mucho mejor que la versión oficial que estaba todavía programando Elite Systems.

Con la amenaza de estos últimos de llevarlo a los tribunales, Alligata retiró “Who Dares Wins” del mercado para, dos meses más tarde, puso a la venta el mismo juego con algunos cambios sustanciales bajo el título “Who Dares Wins II“. El juego ya no presentaba un scroll vertical, sino que el jugador tenía que ir superando pantalla a pantalla los diferentes desafíos que se le planteaban: acabar con todos los enemigos, esquivar las balas de vehículos blindados, liberar rehenes, enfrentarse a un “final-boss” … cada pantalla era un reto diferente. Este cambio en el planteamiento y su medida dificultad propició una popularidad inusitada a “Who Dares Wins II” catapultando en un de los juegos más vendidos para los sistemas domésticos de 8 bits.

 

 

Ya hemos dicho que las carencias técnicas eran más que obvias: parpadeo de los sprites, desaparición momentánea de enemigos, gráficos más que elementales, sonido inexistente y una horrorosa versión del tema de “The Great Escape” que encabeza una más que dudosa pantalla de título. Pero aunque “Who Dares Wins II” está realizado tomando los elementos de Comando de uno en uno: los decorados, los morteros, los vehículos, los finales de fase, la forma de morir de los enemigos, las granadas, las trincheras, las zonas pantanosas, la forma de utilizar los prisioneros … todo está reutilizado de forma tan magistral que dio lugar a uno de los juegos más adictivos del año 1985. Además, “Who Dares Wins II” tuvo su versión para a todos los sistemas de la época, dándose así la paradoja de que solamente el Commodore 64 conoció las dos versiones del videojuego.

 

 

Como era de esperar, el sistema MSX recibió su “Who Dares Wins II” directamente versionado del Spectrum con la consiguiente disminución de calidad respecto a otros sistemas domésticos. En 2016, Retroforce finaliza, tras dos años de trabajo, una esperada versión para el estándar japonés MSX2 a la que se han introducido importantes mejoras. Aunque el juego sigue siendo el mismo que creó Alligata al 1985, en la versión de MSX2 se le ha añadido una pantalla de títulos con movimiento con una estética muy mejorada mientras suena la melodía de “The Great Escape” adaptada al chip de sonido SCC de Konami. Se ha añadido la posibilidad de juego con dos jugadores y tres niveles de dificultad. También se han creado escenas visuales entre misión y misión para dar un pequeño respiro al jugador y, por supuesto, se han mejorado todos los gráficos del juego. Todo esto le da un extra de calidad que este videojuego de 1985 merecía y que, como siempre, no fue.

Como ya he dicho al principio de este artículo, Comando creó escuela y varios juegos aparecieron para continuar con la fórmula del éxito. Entre ellos destacan “Rambo: First blood parte II” de Sega o “Ikari Warriors” de SNK. Este último fue diseñado por Keiko IJU y distribuido en las salas recreativas de todo el mundo por SNK en 1986. Tampoco tardó en tener varias secuelas como “Guerrilla wars (Guevara)”, “Victory Road” o “Ikari III, the rescue” que utilizaban las innovaciones introducidas en “Ikari Warriors”. Estas innovaciones fueron celebradas por todos los jugadores de la época y son, en aspectos generales: la posibilidad de dos jugadores a la vez con un sistema de mando innovador, la recogida de “power-ups” que permiten aumentar la distancia de fuego superando de largo la de los enemigos y facilitando mucho las cosas a los jugadores, la opción de pedir prestado varios vehículos, tales como tanques, que nos darán una gran potencia de fuego e inmunidad temporal, aumentar la velocidad del personaje, más rapidez en la frecuencia de los tiros, posibilidad de dispares múltiples en tres ángulos, etc. Todos estos elementos daban al juego una acción desenfrenada con una velocidad y fluidez muy destacables en detrimento del juego estratégico que presentaba el original Comando de Capcom. En 1987 este juego llegó en sus formatos domésticos y, esta vez sí, el estándar japonés disfrutó de una versión mucho más que digna de “Ikari Warriors” en su versión de MSX2.

 

 

Pero aquí mucho hablar del “Comnando” de Capcom, ¿pero que hay del filme de Schwarzenegger? Si bien es cierto que el film fue estrenado en 1985 al igual que la máquina arcade y sus correspondientes versiones para los sistemas domésticos de 8 bits, parece ser que nada tienen que ver la producción de Hollywood y la producción japonesa y que todo ello fue una de esas alegres casualidades en que se combinan fechas de estreno cercanas, temática bélica y el mismo título para dos productos que se han desarrollado de forma paralela pero que en ningún momento se atravesaron las sus líneas creativas. A pesar de esta distancia creativa y empresarial, es bien sabido por todos que el éxito devastador del film protagonizado por el ex gobernador de California ayudó, y mucho, a la venta del formato doméstico del videojuego “Commando“. Como curiosidad diremos que el film “Commando” sí inspiró directamente al videojuego español “Navy Moves” de 1988, pero está claro que esto es parte de otra historia.

 

 

Como siempre recomiendo a quien quiera experimentar la jugabilidad de estos videojuegos, que se descargue el emulador de MSX para PC BlueMSX y, en cuanto al juego, se puede descargar legalmente desde varias páginas dedicadas al sistema MSX.

 

 


Albert Solé Jerez